¿Tropezando otra vez con la misma piedra?

UN GOBIERNO, INDEPENDIENTMENTE DE SU IDEOLOGÍA,
NO PUEDE QUEDARSE DE BRAZOS CRUZADOS SI SE DAN
NÚMEROS PREOCUPANTES DE FRACASO ESCOLAR

El DNI en una mano, un bolígrafo en la otra, y la cabeza llena de fechas, números, autores, fórmulas matemáticas y verbos frasales ingleses. Es la Selectividad, o PAU (Prueba de Acceso a la Universidad). Como cada año, los alumnos de todo el país se preparan para una maratón de exámenes de todas las materias del curso. ¿Cómo cada año? Ya no. 2016 será el último de la Selectividad.

La LOMCE que ideó el exministro Wert liquida la Selectividad y dejará en 2017 que sea cada universidad la que decida quién y cómo ingresa en esos centros. La ‘reválida’ de Bachillerato contará, como mínimo, un 60% en los criterios de admisión a las universidades, pero aquí entra ya el manual de cada uno: habrá centros que se limiten a pedir solo las calificaciones de la ‘reválida’, mientras que otros realizarán exámenes adicionales o entrevistas personales.

La ley ha desatado la polémica, claro. Como cada vez que hay algún cambio en Educación. La Selectividad ya tenía sus defectos, por supuesto. Eso sí, los datos son bastante buenos: en 1986 se presentaron casi 200.000 alumnos. El 74% aprobó. Treinta años después, se presentan 300.000 y aprueba más del 90%.

La Selectividad tenía sus defectos pero los datos son bastante buenos
Cada Comunidad Autónoma establece las fechas y cocina su propia PAU, de tal forma que un alumno de la Región de Murcia y otro de la Comunidad Valenciana tienen no solo distintas asignaturas; también, exámenes diferentes dentro de la misma materia. La ‘Ley Wert’ elimina estas diferencias entre Comunidades, pero la ‘papeleta’ la tienen ahora las universidades. Un alumno que termine Bachillerato podría tener que enfrentarse a un puñado de pruebas diferentes si no tiene claro a qué universidad asistirá, mientras que, hasta este año, la PAU contaba igual en toda España. En Anda-lucía, por ejemplo, todo indica que las universidades se pondrán de acuerdo para ofrecer las mismas pruebas de acceso.

Muchos se preguntan si es necesario tanto cambio. La de Wert es la decimotercera reforma educativa de la Democracia. Y, casi con toda seguridad, si el Partido Popular deja de gobernar, se creará una nueva ley según la ideología del nuevo Ejecutivo. Y esto es un verdadero despropósito. Algo tan crucial en un país como el sistema educativo no puede cambiar con tanta rapidez. Principalmente, porque en cuatro años de legislatura no da tiempo a evaluar resultados (y menos, con tanto cambio).

Es necesaria una ley consensuada por todos los grupos parlamentarios, un pacto en el que primen los intereses del país, y no de las ideologías. Una ley cuya base sea sostenible durante un largo período de tiempo, pero que permita ciertos retoques en función de los intereses del Gobierno en funciones. Porque el Gobierno, a su vez, no puede quedarse de brazos cruzados si se dan números preocupantes de fracaso escolar (ahora mismo, España es campeona de la UE en esa área).

Por último, desde este Ministerio queremos dar todo nuestro apoyo a Vicente del Bosque y a los 23 jugadores de la Selección Española. Vigentes bicampeones del torneo, este equipo aspira a triunfar, una vez más. Pase lo que pase, la unión hace la fuerza. Y ese es el mensaje que debe calar en la afición: dejemos de lado las dudas y las críticas, porque ya no hay vuelta atrás. España tiene ante sí el reto europeo más difícil de su historia. Suerte y ánimo en la Eurocopa.


Carlos Pérez

Gowex o la era del conocimiento

LOS CIUDADANOS DEBEN TENER ACCESO A TODO EL SABER DISPONIBLE
PARA PODER DESARROLLAR SU POTENCIAL, CRECER EN LIBERTAD
Y COMPARTIR SU EXPERIENCIA CON MILLONES DE PERSONAS

Según Wikipedia “el internet es un conjunto descentralizado de redes de comunicación interconectadas que utilizan la familia de protocolos TCP/IP, lo cual garantiza que las redes físicas heterogéneas que la componen como una red lógica única de alcance mundial”. En otras palabras, internet es un medio de comunicación que nos permite establecer una conexión con una persona en cualquier parte del globo y mantenernos actualizados y up-to-date mediante las diversas rrss y medios de comunicación digitales. Es un mundo de posibilidades que aún nuestras mentes encuentran dificultad para entender todo lo que engloba y abarca. En la actual era del conocimiento en la que nos encontramos, donde por primera vez en la historia de la humanidad se prima más el saber que la destreza física, internet supone justamente eso: un acceso completamente ilimitado a un pozo infinito de conocimiento(libros, artículos de opinión, blogs, prensa, etc.) al alcance de cualquier usuario.

Desde el Gobierno de AOM reconocemos el papel fundamental que debe tener la red y un acceso de alta velocidad para todos los ciudadanos en el futuro de nuestro país. Por esta razón hoy me gustaría llamar la atención sobre uno de los casos más llamativos y rocambolescos de la historia de corrupción empresarial en España: Gowex.

Let´s Gowex S.A. fue una empresa española fundada en 1999. En 2004 comenzó a involucrarse en la actividad que la catapultaría hasta los cielos del mundo de las telecomunicaciones a través de la instalación de wifi gratuito en espacios públicos. En julio de 2014 cuando se descubrió la falsificación de las cuentas de la compañía (cotizaba en el Mercado Alternativo de Valores) por parte de su consejero delegado, Jenaro García Martín, entró en concurso voluntario de acreedores. La empresa contaba con instalaciones wifi en los 6 continentes y en algunas de las ciudades de más renombre y mayor población como Londres, Madrid, Sidney, Hong Kong o Nueva York, siendo auténticos pioneros en proporcionar un servicio de wifi gratuito moderno y vanguardista. Como el defenestrado Jenaro solía decir “queremos convertirnos en el Google del wifi”.

Desde AOM reconocemos el papel fundamental de la red y un acceso para todos los ciudadanos en el futuro de nuestro país
Con esta pequeña recapitulación pretendo resaltar lo importante y básico que considero que debería ser el acceso a wifi gratuito en todas nuestras grandes ciudades. Siempre y cuando no sea gestionado por una organización como la anteriormente expuesta. Es sencillamente financiable mediante publicidad, el acceso a roaming y el pago del uso Premium que muchos consumidores adquirirían. Eso provocaría que todo el saber, todo el conocimiento de internet, fuera accesible para cualquier persona, sin distintivo de clase social o poder adquisitivo. Y por supuesto elevaría a nuestras ciudades más importantes a unos estándares punteros en el mundo occidental.

Siempre he opinado firmemente que uno de los elementos indispensables para el avance y progreso de una sociedad es la educación de la ciudadanía. Para ello es fundamental que ésta tenga acceso a todo el saber disponible y ofrecerles todas las vertientes y herramientas posibles para que ya no simplemente reciba la educación estipulada y convencional, sino que los ciudadanos por ellos mismos puedan desarrollar todo su potencial en aquello que les mueve, crecer en libertad y compartir toda su experiencia a su vez con millones de usuarios interconectados, provocando una riqueza y una retroalimentación vital para el desarrollo futuro de nuestra sociedad. Keep calm and free wifi for all!

Guillermo González

La situación del empleo antes de las elecciones

LAS CIFRAS SON BUENAS. SIN EMBARGO, AÚN NOS FALTA

UN MODELO PRODUCTIVO PARA NUESTRO PAÍS QUE SEA
LA VERDADERA SOLUCIÓN PARA EL PROBLEMA DEL PARO


La cifra de parados en España se ha reducido en casi 120.000 personas en el mes de mayo, bajando por primera vez desde 2010 de la cifra traumática cifra de los cuatro millones y situándose en el 20,1%, que supone prácticamente el doble de la media europea. Únicamente Grecia nos supera en este apartado. Sin el efecto estacional, la bajada alcanza las 44.000 personas. Las zonas de España donde el desempleo ha bajado de una manera más fuerte son Andalucía, Cataluña y Madrid, mientras que por provincias tenemos Madrid, Barcelona y las Islas Baleares. A su vez, en el sector servicios, donde se encuentra el mayor número de parados, se observa una de las menores tasas de reducción respecto a otros sectores. 

La bajada es una buena noticia, a priori. La evolución del paro está siendo positiva en los dos últimos años, pero la reducción del número de desempleados no tiene la suficiente fuerza todavía como para absorber la tasa de parados de larga duración, que sigue en un lacerante 57%. Expertos de BBVA Research estiman que durante el próximo año se crearán alrededor de 450.000 empleos.

La evolución del paro está siendo positiva en los dos últimos años

Por otra parte, la contratación indefinida ha subido en un 17% respecto al mayo anterior. Sin embargo, de los aproximadamente 1.700.000 contratos que se firmaron en mayo, 1.500.000 son de carácter temporal, un síntoma preocupante de la clase de empleo que se está creando y de la ya famosa dualidad del mercado laboral que ninguno de nuestros partidos se atreve a abordar de una forma sensata y adulta. En esa misma dirección se han pronunciado el Banco de España en su informe anual. En él se aboga a su vez por fomentar políticas que favorezcan la formación de aquellos trabajadores que llevan mucho tiempo en el paro y tienen una cualificación inferior a la demandada en el mercado laboral.

Por otra parte, la Seguridad Social ha recuperado afiliados en el mes de mayo, casi 200.000, haciendo un total de 17,6 millones de afiliados, cifra todavía inferior a los casi 20 millones de 2008, y que sigue planteando dudas respecto al futuro de la Seguridad Social y cómo se financiarán las pensiones. Las cifras per se son buenas. Sin embargo, aún queda mucho por hacer, y entre otras cosas, aún nos falta un modelo productivo para nuestro país que sea la verdadera solución para el problema del paro.

Javier Fernández
Ministro de Empleo y Seguridad Social de AOM

El Canal de Panamá (I) – Volver a empezar

“El canal de Panamá es una de esas maravillas que te envuelven desde que tomas contacto. Una obra de tal magnitud y carga simbólica invita a reflexionar sobre qué motivos han llevado a la humanidad a retar a la naturaleza con tanta determinación, hasta el punto de conectar los océanos Atlántico y Pacífico mediante una vía acuática”

José Peláez, Ingeniero de Sacyr desde 1993 y participante en la obra de ampliación del Canal de Panamá
Esta idea de interconexión viene desde 1534y fue propuesta por primera vez por Carlos I de España quien quería recortar el tiempo de navegación de los barcos transatlánticos. Sin embargo, cuenta la Historia, el continuo estado de guerra que azotaba Europa y la insuficiencia tecnológica de la época desembocaron en que todos los estudios realizados no fueran plasmados en la realidad.
Durante el siglo XIX fueron impulsadas distintas expediciones con el fin de explorar las posibles alternativas de paso por el istmo. Las intenciones eran diversas, desde un objetivo meramente comercial hasta el geopolítico o el geoestratégico. También durante este siglo se alcanzó otro hito importante: la construcción de un ferrocarril transoceánico que fue imprescindible para la construcción del canal y que hoy en día sigue operando.
La francesa Compagnie Universelle del Canal de Panamá es la empresa que obtiene la concesión Wyse del gobierno colombiano para construir y explotar la vía interoceánica, iniciando el proyecto el 10 de enero de 1880. El intento francés sucumbió por el clima (propicio para el contagio de enfermedades como la malaria y la fiebre amarilla), la concepción de la obra (que tropieza contra la geología y topografía de Panamá) y, por último, los problemas financieros que terminan por hacer inviable la obra.
En 1889 EEUU pasó a jugar un papel principal cuando, por intereses geoestratégicos (conectar este y oeste), adquiere la concesión de la empresa francesa para realizar el canal y renueva con Panamá (pocos días después de que se independizaran de Colombia) acuerdos más ventajosos para la explotación de la vía con una concesión a perpetuidad. El país norteamericano pagó unos 40 millones de dólares a los franceses por sus derechos sobre el canal, 10 millones a Panamá por las nuevas concesiones y aproximadamente 325 millones por la construcción del canal. Esto hace un total de 375 millones que actualizados rondarían los 8 mil millones de dólares.
Actualmente, entre 35 y 40 embarcaciones son capaces de transitar por el canal cada día
Entre 1904 y 1913 un total de 56.307 personas trabajaron en la construcción, de los cuales 11.873 eran europeos, 31.071 de las Antillas, 11.000 de los EEUU según fuentes del Canal de Panamá. Se cree que durante la obra fallecieron 22.000 personas en el periodo francés y 5.700 en el estadounidense. Aunque inicialmente se pensó que la causa principal eran el polvo y los humos, fueron la malaria y la fiebre amarilla quiénes más vidas se llevaron.
Inaugurado el 15 de agosto de 1914 y con más de 100 años de antigüedad, el Canal consigue acortar en tiempo (dos semanas de navegación aproximadamente) y distancia (reduciendo entre 6.000 km y 13.000 km según origen y destino) dinamizando así la vía de navegación interoceánica.

Actualmente, entre 35 y 40 embarcaciones son capaces de transitar por el canal cada día; al término del año fiscal 2011, 1.015.721 embarcaciones lo habían hecho desde su inauguración 97 años antes. Durante el año 2012 las naciones que más utilizaron el canal fueron EEUU, China, Chile, Japón y Corea del Sur.

Debido al crecimiento del tamaño de los barcos y del número de contenedores transportados, era necesaria una ampliación del canal. En referéndum el 22 de octubre de 2006 un 76,8% de los panameños votantes aceptaron el proyecto, cuyo coste aproximado rondaría los 5.250 millones de dólares. Con la ceremonia de explotación del suelo en septiembre de 2007 se comenzó la primera fase de la expansión del canal.

El objetivo era aumentar la capacidad de barcos que pudieran atravesarlo, reducir el número de horas que éstos tenían que esperar por los cuellos de botella (aproximadamente unas 18 horas para poder entrar en las esclusas) y permitir el tránsito de mayores embarcaciones (de los 4.500 TEU actuales hasta 13.500 TEU esperados).
Es a finales de este mes cuando se espera poder inaugurar la ampliación del Canal de Panamá, pero veremos si se materializa y analizaremos, más adelante, qué es todo lo que ha ocurrido en estos nueve años para poder alcanzar esta majestuosa obra de ingeniería…

Juan Abascal Alonso

¿En qué consiste la libertad religiosa?

LA CONSTITUCIÓN RECONOCE LA LIBERTAD RELIGIOSA COMO DERECHO FUNDAMENTAL, Y COMO TAL DEBE SER PROTEGIDO POR LOS PODERES PÚBLICOS. CON TODAS SUS CONSECUENCIAS
La Constitución española garantiza en su artículo 16.1la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.”
En desarrollo de esta previsión constitucional, elevada a la categoría de derecho fundamental, se promulgó la Ley Orgá-nica 7/1980, de 5 de julio, de libertad religiosa. Asimismo, y en consonancia con su carácter aconfesionalreconocido en el artículo 16.3 de la Constitución, el Estado tiene suscritos Acuerdos jurídicos con las distintas confesiones religiosas.
Me gustaría recordar aquí brevemente al difunto Antonin Scalia(1936 – 2016), el carismático Magistrado del Tribunal Supremo de Estados Unidos nombrado por Ronald Reagan hace ahora tres décadas. Scalia era un gigante jurídico, máximo exponente de la escuela de interpretación “originalista” y textualista de la Constitución: la Constitución dice lo que dicen sus palabras, y esas palabras deben interpretarse en el sentido que tenían cuando se redactó originalmente.
Pues bien, ¿en qué consiste la libertad religiosa proclamada por la Constitución? En una época en que están tan de moda entre la neoprogresía biempensante a izquierda y derecha los derechos humanos –todos menos el derecho a que no te maten, prius lógico sin el cual no existirían los demás derechos- haríamos bien en no tratar de democratizarlo todo, vaciando de contenido una libertad tan importante como la religiosa. Al cabo, la tiranía ejercida por la mayoría no deja de ser precisamente eso: tiranía.
Es fácil concluir que una persona que entra profiriendo vulgaridades en una capilla está faltando al respeto a todas las personas que allí se congregan. De hecho, puede llegar a constituir uno de los delitos contra los sentimientos religiosos contemplados en el Código Penal. No lo es tanto, sin embargo, definir los contornos de la libertad religiosa en la misma frontera de la vida pública y la privada.

El sentido común brilla por su ausencia cuando se trata de decidir sobre cuestiones tan cotidianas como una pro-cesión religiosa, una ceremonia en la que participen los poderes públicos, o la forma de hacer negocios del dueño de una pequeña tienda. Pero en todos esos casos, la libertad religiosa y de conciencia también debe estar presente en la ecuación.
No se debe admitir en un Estado de Derecho que quien ejerce su derecho a no tener ninguna creencia, pretenda imponer su postura sobre los que ejercen su derecho a sí tener creencias: sería la antítesis de la libertad religiosa.
No se debe admitir que el derecho a creer consista única y exclusivamente en un derecho individual privado de toda proyección pública, cuando es precisamente en comunidad y a través de su ejercicio cuando adquiere su sentido pleno.
Y, finalmente, no se debe admitir que un servidor público haga un uso torticero de su derecho a la libertad religiosa argumentando violaciones de conciencia donde no las hay ni puede haberlas. El sentido común es suficiente para entender que la presencia de un monumento religioso en una plaza pública, o la obligación de un funcionario de desempeñar su labor profesional durante el transcurso de una procesión, no son contrarios a la libertad religiosa y de conciencia.
Los mencionados ejemplos son tan solo manifestaciones populares del sentimiento religioso que en absoluto violan la conciencia del que no las comparte. Del mismo modo, la mera tolerancia o incluso la protección de esas expresiones populares por los poderes públicos, de ningún modo constituyen una vulneración del carácter aconfesional del Estado: son tan solo el corolario lógico del reconocimiento efectivo del derecho fundamental que nos ocupa. Pueden quedarse ustedes tranquilos.
 
Amadeo Lora