Después de la tormenta no viene la calma

A NUESTROS REPRESENTANTES NO LES HA QUEDADO OTRA QUE RENDIRSE
YA QUE NO QUEDA MÁS REMEDIO Y PORQUE ES LO QUE MÁS NECESITAMOS
Y de repente, apenas 314 días después, tenemos Gobierno. Al final se ha pasado rápido y todo. Si uno echa la vista atrás y mira a un 2016 en funciones comprueba que lo que ha pasado ha sido exactamente lo que hemos comentado en este blog: desde los deseos de los ciudadanos por una España constitucional, soberana y del bienestar se ha llegado a un consenso nacional por un proyecto que será un punto de partida, de inflexión y de encuentro. Esto resume a la perfección el recorrido de los últimos meses.

Sin embargo hablar del pasado ya no sirve de nada y la única pregunta que cabe es “¿y ahora qué?”.

Hablar de pacto entre grandes partidos o de la gran coalición como dice el señor Iglesias es algo ridículo. En primer lugar porque se trata de una consecuencia por los resultados de diciembre y junio. En segundo porque ninguno de los dos partidos en su sano juicio prefiere pactar con otro a gobernar en mayoría. A nuestros representantes no les ha quedado otra que rendirse al “ajo y agua” (perdonen el lenguaje políticamente nada correcto) y encumbrar los pactos de Estado como pipa de la paz entre bandos es meramente una necesidad de guión.

Encumbrar los pactos de Estado como pipa de la paz entre bandos es meramente una necesidad de guión
¿Qué va a pasar? Como presidente de este juego ficticio procuraría dos cosas. Primero ser investido como Jefe del Ejecutivo, algo que Rajoy parece que va a conseguir. Más adelante conseguir que se aprueben unos presupuestos generales que deben contentar tanto a Bruselas como a oposición. Por un lado se pide un recorte de 5.500 millones para cumplir con los niveles de déficit; por otro se pretende un aumento del gasto social (a pesar de que en el año anterior Gobierno destinó el 53,5% del Presupuesto a estos fines).

Personalmente considero que con esta base todo podría avanzar. ¿Pactos de Estado? De todos los colores y sabores, como le gustan al señor Rivera. Pacto de Toledo por las pensiones, Pacto por la Educación, Pacto contra la Corrupción (¿con mayúsculas ya?), Pacto para realizar pactos… Lo que quieras. Así creo que al menos un par de años se podría sobrevivir, periodo de tiempo lo suficientemente amplio como para poder ganarse a la población para poder ganar otras elecciones generales, por allá a finales del 18 o principios del 19. Esta sería una estrategia “amarrategui” en la que si todo lo demás sigue su tránsito normal España podría seguir avanzando. Luego, claro está, problemas cruciales. El primero de todos Cataluña, que servirá para comprobar qué compromiso del PSOE es mayor: el que tiene con su país o el de su lucha contra el Gobierno. Otros asuntos también estarán sobre la mesa: las pensiones, la financiación autonómica o el déficit (por solo hablar de algunos “marrones”) darán grandes dolores de cabeza y mucho de que hablar. Por eso el diálogo y política, según dicen los tertulianos, tendrán que estar presentes, pero porque no queda más remedio y es lo que más necesitamos, todos.

Veremos qué sucede finalmente con el todavía principal partido de la oposición y con su desarrollo en los próximos meses. Sin duda aislar a los morados será otra tarea parlamentaria ya que su presencia en las instituciones ha cumplido su misión e incentivando actos como los que se pretenden celebrar el sábado reflejan que su lugar no es el de la representación popular.

Julio Wais

La Guardia Civil y sus servicios a España

ES UNA VERGÜENZA QUE ALGUNOS MUESTREN SU FACETA MÁS 
MEZQUINA, IRRESPETUOSA Y ANTI DEMOCRÁTICA JUSTO CON
LOS QUE MÁS APORTAN A LA SANA CONVIVENCIA

Los tristes sucesos acontecidos en Alsasua el pasado fin de semana nos tienen que hacer reflexionar muy seriamente sobre la sociedad que estamos dejando en herencia a nuestros hijos. Si por supuesto es inaceptable que unos ciudadanos aprovechen con cobardía la nocturnidad y la amplia superioridad numérica para propinar una paliza tremenda a cuatro personas, más tremendo resulta que las fuerzas políticas que nos representan y que deben velar por la grata convivencia y la concordia entre los españoles amparen a los maleantes con la inaudita excusa de que se trata de Guardias Civiles. Esa Guardia Civil que rescata gente en el mar y la montaña, que acude en ayuda de todos en los percances de carretera, que protege nuestro medio ambiente y que nos defiende de terroristas y malhechores. Esos mismos hombre y mujeres, honorables, valientes, mal pagados y sin horario, son atacados en un bar, cuando toman algo acompañados por sus parejas, por cincuenta personas y la explicación que se da al tremendo suceso en que “son guardias civiles”.

El tibio comunicado del Ayuntamiento de Alsasua, en que se minusvalora la monumental paliza -equiparándola a la violencia de cualquier tipo- y que más que un rechazo supone la casi justificación de los acontecimientos por la mera presencia de agentes del Cuerpo en el municipio, resulta muy ilustrativo de los valores y planteamientos de odio político que se están transmitiendo a la sociedad.


No es, pues, de chocar que en la plaza de la localidad dos hombres leyeran un comunicado en el que censuraron las “graves consecuencias” que el episodio del pasado fin de semana han dejado en la localidad. Estos dos sujetos aparecieron acompañados por decenas de vecinos que portaban carteles en apoyo a los detenidos y contra “los montajes policiales”. En el manifiesto se habla de los “dos jóvenes detenidos, de varios vecinos atacados y un pueblo entero ocupado por las fuerzas armadas y acosado por los medios” y no se hace mención de las víctimas, los dos guardias civiles heridos y sus novias, también agredidas.

“El honor es mi divisa”
En el Senado de España los grupos Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), el Partit Demòcrata Català y Bildu no han respaldado el texto de rechazo a la agresión, a pesar de tratarse de una declaración carente de cualquier tipo de valoración política o de vinculación ideológica: “Nuestro más absoluto rechazo y condena por la brutal agresión sufrida en la madrugada del pasado 15 de octubre por dos miembros de la Guardia Civil y sus respectivas parejas en la localidad de Alsasua (Navarra)”.

Los partidos políticos y los gobernantes tienen la obligación de mejorar la convivencia entre los españoles, de mostrar ese talante democrático del que presumen concediendo el mismo valor a todas las personas, todas las ideas y todas las leyes. Es una vergüenza que muestren su faceta más mezquina, irrespetuosa y antidemocrática justo con los que más aportan a la sana convivencia. Es impensable que algo así pudiera pasar en Francia, Alemania o Gran Bretaña.

Subrayar por último que la Guardia Civil presta sus servicios a toda la sociedad en muchos ámbitos, desde la lucha antiterrorista a la seguridad vial. El control de armas, la seguridad ciudadana, la violencia de género, criminalística, la integridad territorial, en el mar, en la montaña, en el aire, protegiendo el medioambiente, salvaguardando el orden público, desactivando artefactos explosivos, desenmascarando la delincuencia informática. El sacrificio, la lealtad, la austeridad, la disciplina, la abnegación y el espíritu benefactor caracterizan a la Guardia Civil. “El honor es mi divisa“, reza su lema. Mucho que aprender del Cuerpo, no sólo los cobardes asaltantes, sino también los políticos que les justifican y amparan y que están modelando una sociedad tremenda.

Jorge Gancedo

¿Con qué libro estás ahora?

LA LECTURA HAY QUE FOMENTARLA, Y DE ESTA MANERA, SUS BENEFICIOS. 
ESTIMULA LA IMAGINACIÓN, MEJORA LA ORTOGRAFÍA Y ENTRETIENE

Según una encuesta del CIS, casi 4 de cada 10 españoles no leen nunca o casi nunca. Estos, o no leen porque no les gusta, dicen, o porque no les da tiempo. Y son demasiados.

En esta tribuna defendemos la Cultura. Así, con mayúscula. Por eso, duele ver que un amplio porcentaje de españoles considera los libros casi objetos de decoración. Los libros son una parte fundamental de nuestro patrimonio.

La lectura hay que fomentarla, y de esta manera, sus beneficios. Estimula la imaginación, mejora la ortografía y entretiene (quizás, lo más importante de todo). Por eso, es necesario un esfuerzo desde los organismos públicos para fomentar la lectura. Sobre todo, a los autores clásicos, sin leyes de derechos de autor de por medio. Y es algo nuestro, propio. El Quijote o el Lazarillo de Tormes aún siglos después de haber sido creados, reflejan con fidelidad (y, por qué no, parodian) el carácter de nuestro país. Son historias que llevamos en nuestro ADN y que deberían ser una parte fundamental de nuestra lectura.

¿Por qué no intentar convertirnos en un país más culto?
.Es algo que debe ser obligatorio en las escuelas, aunque el problema es que muchos se quedan en el camino. Cuando trae la afición de casa, las lecturas obligatorias del colegio son una tarea más. Pero para alguien que no ha tocado un libro en su vida, obligarle a leer y a examinarse puede generarle tal rechazo que odie los libros para siempre. Libros adaptados a la edad de los alumnos pueden darle un plus a esta circunstancia.

Por supuesto, siempre queda espacio para otro tipo de lectura (no todo van a ser clásicos universales). Alguno dirá que es caro leer, pero lo cierto es que es muy fácil leer sin gastarse un céntimo. Es tan sencillo como visitar la biblioteca de tu localidad.

¿Y el tiempo? Hay que fomentar la lectura, aunque vivamos en la época de la continua distracción y la tecnología. Siempre hay tiempo para leer. Aunque sean un par de páginas al día en el metro o antes de irse a dormir. Precisamente, las tabletas y los libros electrónicos lo ponen aún más fácil.

No leer libros no es ningún pecado. Eso está claro. No es terrible que casi el 40% de los españoles no sea aficionado a la lectura. Pero si existe la posibilidad de que ese número descienda, ¿por qué no intentar convertirnos en un país más culto?

Carlos Pérez

Yo quiero un AVE de esos (I)

LA ADJUDICACIÓN DE LA FASE 2 DEL PROYECTO DE LÍNEA DE ALTA VELOCIDAD LA MECA – MEDINA HA SUPUESTO UN RETO QUE SOLO PODÍAN AFRONTAR EMPRESAS REALMENTE PREPARADAS. UNA VEZ MÁS, ESPAÑA SE ENCUENTRA A LA CABEZA DE UN PROYECTO FARAÓNICO LLEVADO A CABO POR, NI MÁS NI MENOS, LA MONARQUÍA ABSOLUTA DE ARABIA SAUDITA.

Si hay un tema candente en el mundo de la construcción no es otro que la línea de alta velocidad Haramain, más conocida como La Meca – Medina. Se trata de un proyecto financiado con fondos públicos y cuyo objetivo es unir dos de las ciudades más importantes de Arabia Saudita, separadas por 450 kilómetros de vía. Estas ciudades cobran especial importancia en la religión musulmana ya que, la primera alberga la Kaaba(según el Corán es el lugar donde Abraham instituyó el comienzo de todas las religiones monoteístas), y en la segunda se erige la mezquita del Profeta Mahoma.

La compañía estatal Organización Ferroviaria Saudí (SRO) inició la construcción abriendo la licitación el 1 de octubre de 2006. Posteriormente, en 2008, tomó la decisión de separar el contrato en tres partes: plataforma, estaciones y superestructura y operación. Cada una de las fases fue asignada a un consorcio, siendo el motivo de este texto la adjudicación de la fase 2, el 26 de octubre de 2011, al consorcio Al Shoula Group, compuesto en un 88% por empresas españolas (ADIF, Renfe Operadora, INECO, Talgo, Cobra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Inabensa, Imathia, Indra y OHL) y dos saudíes (Al Shoula Group y Al Rosan Contracting). Es por todos conocida la dificultad para encontrar datos realmente fiables sobre presupuestos en obras de ingeniería, sin embargo, la cantidad estimada para esta parte del proyecto rondaría los 6.700 millones de euros, siendo el total del proyecto, según el ministro de transportes saudí, Abdullah bin Abdulrahman Al Muqbel, unos 16.000 millones (esperando cubrir el 75% de la inversión con los ingresos de los doce primeros años de operación).

Esta fase se divide a su vez en dos subfases: CAPEX, comprendiendo la construcción de la superestructura, la puesta en servicio de la línea y el suministro del material rodante. Por otro lado, OPEX incluye la operación del ferrocarril y mantenimiento de la línea y del material rodante durante 12 años (ampliables a 17). Todas las obras de esta fase están supervisadas por la consultora alemana DBI y la libanesa Dar Al Handasah.

Fuente: Periodista Digital
Si las empresas españolas tienen adjudicados numerosos proyectos de gran nivel fuera de nuestras fronteras es, entre otros motivos, por el gran desempeño que han demostrado en todas las áreas de la ingeniería con desarrollos novedosos y punteros al alcance de muy pocas compañías.

Algunos ejemplos de la innovación tecnológica llevada a cabo por nuestras firmas son: para combatir la arena procedente de los vientos entrantes del Mar Rojo y el desplazamiento de dunas, se han diseñado elementos deflectores de arena en los trenes y acabados superficiales acordes al ambiente de trabajo. También han desarrollado refuerzos de estanqueidad en las uniones mecánicas y eléctricas, filtrado de arena en la entrada de aire, un sistema especial de agua para el refrigerado de convertidores, ruedas de mayor diámetro para que cada punto de la longitud pase menos veces por el rail y aumente así su vida útil.

Otra técnica exportada ha sido el diseño de aislamientos térmicosespeciales para combatir las temperaturas extremas a las que están expuestas trenes y vías, con un rango de operación entre 0 y 60 grados. ADIF ha creado un dron de control de la línea, equipado con dos cámaras de alta precisión y otra de infrarrojos, detectando fallos en las vías, en la catenaria y en estructuras de difícil acceso, especialmente en los viaductos. Según los resultados obtenidos en el banco de trabajo, habiendo localizado los puntos más problemáticos, se ha decidido construir un murete de protección y la instalación de vía en placa Rheda 2000 en 39 kilómetros del recorrido para enfrentar los problemas de acumulación de arena. Otra medida ha sido instalar sopladores en el frontal para retirar la arena del carril.

Como material rodante, el consorcio Talgo/Bombardier formalizó un contrato por 35 trenes (más uno especial corporativo) con una facturación aproximada de 1.600 millones de euros, incluyendo el mantenimiento durante 12 años.

Como todos sabemos, es un asunto que ocupa portadas y, por tanto, estando en el ojo del huracán, las controversias que han ocurrido en los últimos años se han magnificado. Próximamente podremos analizar en profundidad qué es lo que ha sucedido realmente en esta maravillosa obra de la ingeniería.
Juan Abascal

¿Paz o vergüenza? Un ejemplo de dignidad

LA BOCHORNOSA IMAGEN EN UNA HABANA VESTIDA DE GALA PARA RECIBIR A LAS DOS COMITIVAS SENTADAS A LA PAR, POR LA CUAL SE HACÍA ENTENDER QUE LO QUE AHÍ SE ESTABA FIRMANDO ERA UN ACUERDO EN PRO DE LA JUSTICIA. EL PROBLEMA ESTRIBA EN LO QUE PARA ESTOS INFAMES DIRIGENTES, GUERRILLEROS O PERIODISTAS SUPONE LA PALABRA JUSTICIA

El día 7 de Octubrele fue otorgado al presidente colombiano Juan Manuel Santos el Premio Nobel de la Paz como resultado de sus “decididos esfuerzos” por llevar la paz a su país, buscando poner fin al conflicto armado que lleva 52 años enfrentando al gobierno de su país con la guerrilla paramilitar las FARC. Sin embargo, esta edición, como ya ocurrió en el pasado con otros galardonados, como el presidente norteamericano Barack Obama, se ha visto rodeada de una profunda controversia ya que se entiende que los encargados de entregar el premio se han posicionado políticamente en favor de las tesis defendidas por aquellos que el domingo 2 de Octubre hacían campaña por el “SÍ”, sí a buscar un acuerdo de paz entre verdugos y víctimas, y que finamente salió derrotado ante aquellos que optaron por el “NO”.

Se trataba de un plebiscito clave para el devenir de una sociedad ejemplar que a pesar de haber sido duramente castigada durante décadas con la lacra del terrorismo ha sabido mantener su dignidad como país en momentos de gran complejidad, como por ejemplo este. Los distintos medios y agencias de comunicación, como era de esperar, se hicieron eco del resultado añadiendo en muchos casos determinados juicios de valores, en ocasiones muy sesgados desde el punto de vista de la realidad informativa. Durante estas semanas no ha sido raro encontrar titulares en los que se hace referencia a la situación con frases como “Colombia ha dicho NO a la paz”. Afirmaciones que, lejos de tener nada que ver con la realidad, esconden algo tremendamente perverso y es el interés de algunos en tratar de justificar lo injustificable en favor de sus propias empresas personales.

Una cosa es la paz y otra cosa es rendirse ante las exigencias de
los verdugos que ejecutan por la espalda con disparos a la nuca
Hace un año Estados Unidos ya consiguió llegar a un primer acuerdo para desatascar la situación política en Cuba, llegando a mostrarnos escenas tan humillantes, como tristemente necesarias, de todo un Secretario de Estado de un país democrático como John Kerry rindiéndose ante el canciller cubano Bruno Rodríguez al reconocerle legitimidad a una Cuba dirigida por los “constantes revolucionarios” hermanos Castro. Sin embargo, esta estampa poco tiene que ver con la bochornosa imagen de una Habanavestida de gala para recibir a las dos comitivas sentadas a la par, totalmente ataviadas de blanco, queriendo trasmitir una ridícula sensación de buena voluntad, por la cual se hacía entender que lo que ahí se estaba firmando era un acuerdo en pro de la justica. El problema estriba en analizar lo que para estos infames dirigentes, guerrilleros o periodista supone la palabra justicia.

Ni la Paz ni desde luego la Justicia podrían entenderse enmarcados en un acuerdo que reuniese una serie de puntos claramente rechazables por cualquier estado que tenga un mínimo de conciencia de lo que es el dolor humano. Los puntos por los cuales el “NO” de Uribe salió vencedor del referéndum fueron principalmente, la amnistía otorgada a todos aquellos criminales “de guerra, que hubiesen quedado blindados con dicho acuerdo. No tendrían prisión los crímenes contra el derecho humanitario como el reclutamiento de niños, la violación como arma de guerra, ni los secuestros. Además hubiesen quedado constitucionalmente prohibidos los bombardeos a los campamentos cocaleros; las fumigaciones aéreas; las extradiciones de narcotraficantes; y la acción de la policía y el Ejército contra el narcotráfico. Y por último, el acuerdo hubiese facilitado la existencia política de las Farc, otorgándoles diez escaños en el congreso durante dos periodos legislativos, tras lo cual tendrían que haberlos ganado mediante el voto. Adicionalmente, se les otorgaba el derecho a participar en la elección de 16 escaños especiales de las zonas más afectadas por el conflicto y tendrán 31 emisoras y un canal de televisión para difundir su ideología, herramienta que casualmente no posee ninguno de los partidos políticos tradicionales de Colombia.
Por todos estos motivos es por lo que la sociedad colombiana decidió decir que NO al acuerdo de Santos con las FARC. Y es algo de lo que deberíamos tomar buena nota en España, ya que una cosa es la paz y otra cosa es rendirse ante las exigencias de los verdugos que ejecutan por la espalda con disparos a la nuca y que hoy en día ostentan, vergonzosamente, cargos públicos en nuestras instituciones.

Luis Miguel Melián

La Organización Ministerial (I)

SE HAN VISTO CASOS DE MINISTROS CON UNA FALTA DE PREPARACIÓN EVIDENTE,
PUES SU ÚNICO MÉRITO CONSISTÍA EN HABERSE AFILIADO AL PARTIDO DE JÓVENES

Una de las maneras mas comunes de organizar el gobierno de un país consiste en que el Jefe de Estado esté apoyado por una serie de colaboradores, encargado cada uno del manejo de un área funcional del Gobierno. En España, estas áreas son conocidas como Ministerios, y sus titulares son los Ministros. El número de Ministerios y los asuntos que tratarán son una decisión política del Presidente del Gobierno, que decidirá según quiera enfatizar unos u otros aspectos de su legislatura. Actualmente existen 13 Ministerios, pero han existido más en legislaturas pasadas (como los 17 de la IX legislatura).
Ahora bien, ¿cómo se organiza un Ministerio? El Ministro tiene por debajo de si una serie de órganos que le ayudarán a cumplir su gestión. Aunque los Ministerios pueden tener entes adscritos que dependan de ellos, me voy a centrar en la organización personal del mismo. La organización más normal es que existan varias Secretarias de Estado, coincidentes con las áreas temáticas del Ministerio. Así, en Hacienda y AAPP existen la Secretaría de Estado de Hacienda, la Secretaría de Estado de AAPP, y la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos. A cargo de estas Secretarías están los Secretarios de Estado. Al mismo nivel de un Secretario de Estado se encuentra el Subsecretario, encargado de la Subsecretaría. La Subsecretaría se encarga de los servicios generales del Ministerio, como apoyo técnico, asesoramiento y otros.
Por debajo del Secretario de Estado se encuentran los Directores Generales, a cargo de una Dirección General, áreas que concretan aspectos de la Secretaría de Estado. Pueden tener por debajo Subdirecciones Generales. Por último, del Subsecretario puede depender un Secretario General Técnico. Por debajo de estos órganos existen otros menores, hasta completar la jerarquía con los funcionarios de menor nivel.

Aumentar la masa funcionarial en épocas de bonanza puede convertirse en un problema en épocas de crisis
.
¿Cuáles son los requisitos para acceder a estos cargos? Existen dos categorías, los nombramientos políticos y los profesionalizados. El nombramiento de un Ministro o un Secretario de Estado es un acto discrecional, y se suele atender principalmente a motivos políticos. Estos puestos son los encargados de llevar a realización las ideas del Gobierno, y por ello se buscan personas afines, que no han de ser necesariamente expertos de gestión en los campos de su ministerio. Por ello, hemos visto casos de ministros con una falta de preparación evidente, pues su único mérito consistía en haberse afiliado al partido de jóvenes.
El resto de cargos (Subsecretario, Director General, Director General Técnico, Subdirector General y los que existan por debajo en la jerarquía) exigen un requisito de profesionalización. Se requiere cierto grado de profesionalización además de una carrera funcionarial, salvo el caso de los Directores Generales, que pueden provenir de la empresa privada.

Como podemos ver, un Ministerio es un ente tremendamente complejo. Encargarse de un área de administración de un país tan grande y complejo como España no es una tarea fácil. Requiere elaborar planes de actuación, coordinarse con las 17 CCAA y los demás Ministerios, obtener la financiación necesaria, y ejecutarlos. Por ello se necesita una gran cantidad de personal para conseguir efectividad en su trabajo. Sin embargo, una organización demasiado grande puede suponer una carga muy pesada para el Estado, puesto que la mayor parte de los empleados del Ministerio son funcionarios. Debido a la dificultad de despedir a un funcionario, aumentar la masa funcionarial en épocas de bonanza puede convertirse en un problema en épocas de crisis. Este tema será el objeto del que hablaré el próximo mes.
Gonzalo Aguilar