La unión como ideal

7 LEYES ÓRGANICAS EDUCATIVAS EN MÁS DE 40 AÑOS SON MUCHAS. CAMBIARLA CADA LEGISTALTURA ES MUCHO. ES MÁS QUE MUCHO, ES INADMISIBLE
Reconozco que no soy el mayor devoto del informe PISA. Aunque la idea me parece buena, creo que los resultados de los exámenes se malinterpretan, o no reflejan toda la verdad. Al PISA se le da demasiada importancia, en mi opinión. Según el último informe, España se encuentra en el grupo de países europeos que, en materia educativa, lidera incontestablemente Finlandia, aunque con algunos peros. Los números en ciencias y matemáticas, bajan; los de lectura, aumentan. Otro día hablamos de los países asiáticos, imbatibles.
Lo que yo creo es que ni somos los más listos del cotarro, ni los tontos del pueblo. Los números de PISA no deben entenderse como los de la Champions League. Sin embargo, debajo de todo lo que mide la OECD en términos educativos creo que subyace algo de verdad. Algo que nos hace, todavía, estar por debajo de aquellos países 'top'. Y algo que hace que sea necesario una unión, que es lo que quiero defender desde esta tribuna.

Sobre el estado de la Nación (III): Peces, tablets y fábricas

MÁS ALLÁ DE PACTOS NACIONALES O MANIOBRAS CIRCENSES
LOS CIUDADANOS ESTARÁN PENDIENTES DE LAS ACTUACIONES
DEL GOBIERNO DE ESPAÑA Y LOS EFECTOS EN SUS VIDAS

La tentación de escribir un texto relleno como cierre de este AOM 1.0 que hoy acaba es muy grande por la comodidad que supondría realizar un copia/pega en condiciones con la información que cualquier medio está tratando estos días. Sin embargo, sería torpe desaprovechar una oportunidad más para hablar de política y de cómo desde el gobierno se está intentando mejorar la vidas de las personas.

Me gustaría hablar en esta ocasión del futuro del estado de la Nación. Cualquiera sería capaz de concretar que presupuestos, Cataluña y –por ejemplo– educación son los principales retos a los que ahora debe enfrentarse la clase política. Pero por otro lado creo que la opinión pública no ha dado la suficiente relevancia a tres temas de futuro que sin duda darán (o ya están dando) que hablar.

Me refiero a los cambios que se han producido en tres ministerios cuyo resultado ha sido una nueva identidad de estos los cuales deben acometer nuevas tareas.

El que ha resultado más llamativo de todos ha sido la introducción de la “agenda digital” en el ministerio de Industria, que a su vez deja de serlo para adoptar un rostro completamente 2.0. La energía y el turismo como asuntos de importancia clave en el panorama actual se verán completados con esa agenda digital (nombre acertadísimo, todo sea dicho) que es consciente del crecimiento tecnológico que vive España. Los españoles son los europeos que más navegan por internet a través del móvil, el 91% de la población cuenta con un perfil en redes sociales y comercio electrónico en España se alcanzó el año pasado una facturación de 20.745 millones de euros. Semejante realidad no podía pasar desapercibida y afrontarla desde el Gobierno es un movimiento inteligente.

Los nuevos ministerios afrontan una realidad totalmente distinta en España

.

En segundo lugar siguiendo la línea del discurso toca comentar la maniobra que se ha realizado desde Moncloa, la de verdad, pasando las responsabilidades de Industria a Economía y Competitividad. Industria, que llevaba desde la época de Suarez siendo titular de su propia cartera pasa ahora a ser un simple apellido. ¿Visión de futuro o prevención de riesgos? No son pocas las voces que murmullaban una separación ‘de poderes’ entre la energía y la industria. Álvaro Nadal se ha puesto las pilas (perdón por el juego fácil de palabras) y ha pactado con el PSOE la ley de pobreza energética. De aquí saldrá grandes temas para la agenda política de la próxima legislatura.

Por último, y pasando completamente desapercibido, la pesca. Al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente se añade la Pesca, área que tantos dolores de cabeza ha dado a la ministra García Tejerina. La ministra deberá convencer a sus homólogos de la sostenibilidad de los recursos naturales, los efectos sociales y económicos generados los movimientos en torno a la pesca planteados por Bruselas. Al parecer ha empezado con buen pie y los pescadores pueden depositar su confianza en ella.

Con todo esto, la próxima legislatura se presenta apasionante y por lo tanto debemos estar al tanto del futuro del estado de la Nación. Más allá de pactos nacionales o maniobras circenses los ciudadanos estarán pendientes de las actuaciones del Gobierno de España y los efectos en sus vidas.

Occidente en jaque por el terrorismo

SI EL MIEDO AL TERRORISMO ISLÁMICO NO SE GESTIONA BIEN, ACABARÁ
TENIENDO CONSECUENCIAS MUY NEGATIVAS PARA OCCIDENTE

El pasado domingo el Real Madrid conseguía en Japón la copa del mundial de clubes con un triplete del astro portugués. En la rueda de prensa un periodista le preguntó a Cristiano:

-“¿Qué le dices hoy a esa gente que dice que Cristiano no aparece en los momentos difíciles, que no aparece en las finales, y hoy ha marcado un triplete?”

– “Las estadísticas no engañan, como siempre”.

Un poco en línea con esa conclusión simple, pero cierta, sobre la relación entre la realidad y la estadística nos encontramos con un atentado terrorista en Berlín coincidente temporalmente con el asesinato del embajador ruso en Turquía, Andréi Kárlov. Ambos perpetrados por islamistas radicales.


La realidad es, y las estadísticas lo corroboran, que lo que llevamos de siglo XXI está marcado por los atentados terroristas sucedidos en occidente, cometidos por islamistas radicales. Esta lucha, que no guerra (las guerras son políticamente incorrectas), se libra en varios frentes, uno en oriente medio contra un enemigo visible, el Estado Islámico, y otro en occidente, contra un enemigo camuflado en la sociedad.

Si bien la compleja situación internacional así como el conflicto bélico son temas que no voy a tratar, dado que corresponden a mis colegas de Exteriores y de Defensa respectivamente y están mejor preparados para ello, sí voy a hablar de la lucha que se lleva contra ese enemigo camuflado que se encuentra dentro de nuestras fronteras.

Otro atentado terrorista en Berlín. Fuente: Florida News Grio
Para hacer frente a la amenaza terrorista se creó en el 2004, como consecuencia del atentado en Madrid el 11 de Marzo, el Centro de Coordinación Antiterrorista (CNCA), que se unió al Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado (CICO) en 2014 para pasar a denominarse la unión de ambas organizaciones Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior.

Forman parte del CITCO unidades de la Guardia Civl, del Cuerpo Nacional de Policía, del Servicio de Vigilancia Aduanera, de las Fuerzas Armadas y del Centro Nacional de Inteligencia.

Desde el fatídico 11 M alrededor de 600 los integristas radicales que han sido detenidos en España, tanto con los gobierno de Zapatero, como con los del Presidente Rajoy , la lucha contra el terrorismo islámico se ha llevado, y se sigue haciendo, en nuestro país con gran diligencia, en gran parte debido a la desgracia de tener experiencia en la materia debido a lucha contra ETA.

En octubre y noviembre de este año se han realizado varias detenciones en todo el territorio nacional, algunas fruto de la colaboración con nuestro vecino del sur, Marruecos. La proactividad y el esfuerzo constante del CITCO es evidente, y esperemos que sea suficiente (toco madera).

Realmente es una situación muy compleja la que vivimos a día de hoy, y no solo a nivel de seguridad. Trump, el Brexit, Le Pen y Hofer, son la consecuencia de una sociedad que no está conforme con las políticas llevadas en la última década. Al cansancio de la crisis económica, se la suma el miedo al terrorismo islámico, ambos factores están siendo estimulo del populismo, y si no se gestionan bien acabarán teniendo consecuencias muy negativas para occidente.

Jorge Gancedo

La unión como ideal

7 LEYES ÓRGANICAS EDUCATIVAS EN MÁS DE 40 AÑOS SON MUCHAS. CAMBIARLA CADA LEGISTALTURA ES MUCHO. ES MÁS QUE MUCHO, ES INADMISIBLE

Reconozco que no soy el mayor devoto del informe PISA. Aunque la idea me parece buena, creo que los resultados de los exámenes se malinterpretan, o no reflejan toda la verdad. Al PISA se le da demasiada importancia, en mi opinión. Según el último informe, España se encuentra en el grupo de países europeos que, en materia educativa, lidera incontestablemente Finlandia, aunque con algunos peros. Los números en ciencias y matemáticas, bajan; los de lectura, aumentan. Otro día hablamos de los países asiáticos, imbatibles.

Lo que yo creo es que ni somos los más listos del cotarro, ni los tontos del pueblo. Los números de PISA no deben entenderse como los de la Champions League. Sin embargo, debajo de todo lo que mide la OECD en términos educativos creo que subyace algo de verdad. Algo que nos hace, todavía, estar por debajo de aquellos países ‘top’. Y algo que hace que sea necesario una unión, que es lo que quiero defender desde esta tribuna.

Salga a la calle y pregunte: muchos españoles piensan que la clase política va a su bola, que no piensa en el ciudadano y que lo que busca es el voto y el euro del contribuyente. Quizá sea exagerado, quizá sea cierto. Pero, al menos en la parcela educativa, quien escribe estas líneas sí comparte esa sensación. Más allá de ideologías políticas (que, entiendo, van de la mano con las ideologías educativas), el número de leyes orgánicas que han existido en España es desproporcionado. E irritante.

Los números de PISA no deben entenderse como los de la Champions League
7 leyes órganicas educativas en más de 40 años son muchas. Cambiarla cada legistaltura es mucho. Es más que mucho, es inadmisible: demuestra que existe detrás un criterio ideológico, además de que anula cualquier posibilidad de medir qué falla o qué funciona: simplemente no hay suficiente espacio muestral.

Yo apuesto por un pacto en el que todos los partidos aporten, y todos cedan. En el que todos los españoles ganemos. ¿Utópico? Puede. A mí me gustaría que toda España se uniera, más allá de partidos y de regiones. Porque esa es otra de las cosas que han copado los titulares después de este último informe: la diferencia entre algunas comunidades del norte y del sur. Sería bueno para el país que un niño que nazca en Castilla y León no tenga que recibir una educación muy diferente a la de Andalucía. En este ejemplo, la brecha es significativa: 519 puntos en ciencias para Castilla y León, 473 para Andalucía (la media es 500).

Por estos motivos, España y sus partidos deberían centrarse en lo que realmente importa: los españoles. Deseo que ese pacto educativo que se está cocinando sea, más pronto que tarde, una realidad. Ojalá, por fin, una ley educativa pensada para quienes van a estudiarla. Solo espero que los políticos abandonen sus diferencias, aunque solo sea en este ámbito. Que las habrá, por supuesto. Y habrá que ceder. Pero será ceder por el bien y el futuro de España, que de eso se trata.

Carlos Pérez

Navidades llenas de energía

CONTINUAR LA REFORMA ELÉCTRICA DE 2013, CONSOLIDAR NUESTRA POSICIÓN HEGEMÓNICA EN EL TURISMO INTERNACIONAL O GESTIONAR EL EXPONENCIAL PROTAGONISMO DEL MUNDO DIGITAL Y TECNOLÓGICO SON SOLO ALGUNOS DE LOS DESAFÍOS DE LA NUEVA LEGISLATURA

Este es un artículo atípico. Ya doy el aviso para navegantes. La Navidad es esa época del año que mayor ilusión y esperanza genera entre nosotros, desde el niño que vibra con la Cabalgata de los Reyes Magos hasta aquel que vive la Lotería con mil sueños por cumplir. Es una época de unión, paz y harmonía. Familias que quizá no se han visto en todo el año se juntan en estas fechas para celebrar el reencuentro, ya que por muchas diferencias que pueda haber (territoriales, económicas o ideológicas) la familia siempre será familia. Esto es lo que busca transmitir Mariano Rajoy con el nombramiento de Álvaro Nadal como nuevo Ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, un jugador de equipo que tendrá que entenderse y convencer a todos los ámbitos ideológicos para sacar adelante su agenda política.

Llevaba varios días divagando indeciso sobre qué tema podría escribir, lo que me llevó a dilucidar la complejidad de esta cartera. La continuidad de la Reforma Eléctrica de 2013, la consolidación de nuestra posición hegemónica en el panorama del turismo internacional o la gestión del exponencial protagonismo del mundo digital y tecnológico en nuestra sociedad son solamente algunos de los desafíos que se presentan en esta nueva legislatura que echaba a andar hace unos días con el nombramiento de los nuevos ministros. Apodado la “silla eléctrica” coloquialmente por la clase política y dirigente, el nuevo Ministerio presenta todo un reto hercúleo en la carrera del contrastado y experimentado reciente Ministro, el cual después de varios años en la sombra como Secretario de la Oficina Económica de la Moncloa (señalado muchos como uno de los consejeros más valorados por Rajoy, motivo de fuertes disputas con De Guindos) ha dado un paso al frente en el siempre cambiante panorama político español con la asignación de esta cartera ministerial.


Para afrontar la multitud de frentes abiertos que tiene por delante, la hoja de ruta a seguir debe de ser consecuente e inalterable. Por esta razón quiero emplear este medio para pedir a toda la clase política algo fundamental e indispensable para el funcionamiento apropiado de un Gobierno: estabilidad. Apelo al sentido solidario y social que se debe de presuponer en cualquier político, el cual su función es la de mirar por los intereses de todos, y no los personales o los partidistas. Debido a las diversas ideologías que campan a día de hoy en el Congreso, uno podrá estar más de acuerdo o en desacuerdo con las políticas que escoja seguir el Ministro, pero lo que es indudable y asumimos como tal por su preparación y profesionalidad, es que estas medidas estarán diseñadas para una mejora en este campo fundamental para el desarrollo de España. Debemos dejar de un lado las rencillas y disputas para juntos construir un proyecto de futuro que tenga un impacto positivo en el devenir de nuestra sociedad, dónde tanto el papel del Gobierno como de la Oposición serán claves.

La estrategia a seguir, por mucho que entre dentro del marco de objetivos políticos de cada uno, bajo ningún concepto se puede asemejar a lo vivido en la Cámara Baja el día de la investidura. Llas discusiones y los gritos más propios de un mercado popular fue lamentable y no debe de volver a repetirse. Al contrario, se debe buscar un consenso y un trabajo en equipo necesario para que todas las medidas puedan ser implementadas. El balance general de un Gobierno se debe realizar una vez finalizado su debido plazo, y ahí es cuando todos deben de rendir cuentas de lo conseguido con todos los medios puestos a su disposición. La crítica fácil y el desprestigio mutuo antes de comenzar esta nueva aventura lo único que conseguirá será que sigamos siendo la cenicienta de la UE, donde un país de la fortaleza, potencial e historia de España debe de salir para comenzar a ser una parte activa en la toma de decisiones comunitarias. Comencemos un proyecto que a todos nos enorgullezca para recuperar el espíritu nacional, de unidad, solidaridad, compañerismo y cohesión que tanto hace falta en estos tiempos.


Guillermo González

La caza en España

NO POR MÁS CAZAR NOS VAMOS A QUEDAR SIN ANIMALES; TODO ESTÁ BIEN REGULADO Y SANCIONADO PARA AQUELLOS QUE SE SALTAN LAS NORMAS
Si por algo se caracterizan los tiempos que corren, es por la “revolución verde” que nos ha tocado vivir. Un el auge verde y ecologista del que todo el mundo quiere participar. Como ya hemos hablado en otros artículos, últimamente la gente se preocupa más por lo que come (de dónde viene, si es ecológico o incluso si está modificado genéticamente), por el bienestar animal (si sufren, son maltratados, etc.) y como no podía ser menos por sus derechos.
La caza se ha convertido en una práctica rechazada por la gran parte de la opinión pública y sobre todo por los activistas de protección animal. Para algunos la caza es tradición, para otros es un deporte, hay gente que la usa como modo de vida y otros lo consideran un acto de crueldad contra los seres vivos.
Muchos cazadores manifiestan que la caza de animales salvajes ayuda a los propios animales. La caza en África genera millones de dólares, pero los safaris fotográficos generan miles de millones. Aunque en España cada vez hay más gente que realiza este tipo de safaris, la caza sigue siendo dominante en todo el territorio nacional. La caza genera en España más de 3.635 millones de euros de riqueza. No es un buen argumento el recomendar la caza por el dinero que genera, lo importante está en la labor social que se realiza con las actividades cinegéticas.
Sin la caza, no se podrían controlar las poblaciones de jabalíes que en algunos sitios se han convertido en una plaga, la agricultura sería imposible en muchos sitios de España, las ganaderías porcinas se verían perjudicadas sanitariamente y las carreteras serían un peligro. Esto afecta a las personas que viven en zonas rurales y cuyas vidas dependen del campo; en las ciudades, que es donde están los “verdes urbanitas” y los activistas ecológicos radicales, no hay estos problemas. Es fácil criticar la caza desde el punto de vista ético y moral cuando a nosotros no nos afecta. Pero si pensamos que no es ético matar animales salvajes, ¿por qué no puede ser ético que una persona defienda su ganado o cultivo?. Si encima hay gente que está dispuesta a acabar con esos animales pagando y realizando aportes económicos hasta 18 subsectores que tiene la caza, impulsando el crecimiento en las zonas rurales, el turismo, genera actividad empresarial y tiene una enorme influencia en la socioeconomía.
La caza sostenible es el aprovechamiento continuado en el tiempo de las especies de caza como recurso natural renovable, de manera que no se perjudique a las especies ni el medio en el que se encuentran. Ningún cazador con coto quiere eliminar a toda la población de esa zona, al revés, quiere cuidarla. Si la cazaes llevada de una manera sostenible, puede contribuir positivamente a la conservación de las especies y sus hábitats, a la vez que beneficia a la sociedad. Pero no hay que usar el término sostenible en exceso, hay prácticas cinegéticas muy dispares las cuales podrían ser o no realmente sostenibles.
Hay que cuidar el medio de forma que la caza afecte de manera positiva, tanto en su ejercicio como en su gestión a las poblaciones cinegéticas, a las poblaciones no cinegéticas y a la conservación del medio natural en su conjunto. En cuanto se afecta negativamente a uno de los tres, la caza deja de ser sostenible y es un problema.
El control de poblaciones es necesario, muchos animales al no tener depredadores crecen desmesuradamente causando daños en los ecosistemas y perjudicando económicamente y físicamente al hombre. La caza es la forma más natural y menos dañina para erradicar el problema.
Si no queremos que desaparezca el medio rural ni la gente que lo habita, hay que dejar que estas personas mantengan su modo de vida y aquí entran tanto la caza como la agricultura, la ganadería, el turismo rural, las cooperativas, las industrias rurales. Estas actividades reportan un dinero que es necesario para ayuntamientos, comunidades y familias del entorno rural y sobre todo de los parques nacionales. No por más cazar nos vamos a quedar sin animales; todo está bien regulado y sancionado para aquellos que se saltan las normas.
Es evidente que la caza de trofeos puede ayudar a la conservación de las especies y sus hábitats, las personas que se preocupan por el medio ambiente, el destino de los animales y por las actividades cinegéticas no deberían preguntarse si se debe cazar o no, si no cómo se debe manejar esta actividad. Como en todos los colectivos, hay ovejas negras (y no porque haya inconscientes conduciendo se van a prohibir los coches) y no por ello se debe criticar al resto de cazadores. No hay que olvidar que los buenos cazadores siempre han sido primeros y principales conservacionistas y ecologistas.

 
Antonio Gil-Delgado