Polémica en el podio

SACAR A LAS CHICAS DEL PODIO, O DE LA SUSODICHA FOTO CON EL GANADOR, SERÍA
POSITIVO PARA LA SOCIEDAD EN GENERAL, Y POR SUPUESTO PARA EL DEPORTE

Esta semana se dio a conocer el itinerario de la Vuelta Ciclista a España 2017. Algo más lejos, en Australia, el Tour Down Under abrió el telón del calendario del UCI World Tour con una singular medida: se acabaron las azafatas en el podio.

La polémica está servida, ya lo pueden imaginar. Una de las escenas habituales en nuestra Vuelta es la de las chicas que besan las mejillas del ciclista ganador. Escena que en las etapas de Australia del Sur ya se han encargado de prohibir, así como en las carreras automovilísticas. En el Tour Down Under, son ciclistas infantiles quienes reemplazan a las azafatas.

Creo que es algo que podría imitarse aquí. Los organizadores de la Vuelta podrían aplicarse el cuento: aunque la prueba no comienza hasta agosto, su presentación esta semana podría haber servido para anunciar alguna medida similar. Porque además de tratar el problema de sexismo, de tratar a la mujer como objeto, es el deporte un ámbito de promoción de valores, para la sociedad y para el propio deporte. Disciplinas como el ciclismo femenino han tenido que sortear muchos obstáculos para que sus pruebas ganen un mínimo de reconocimiento oficial. Y poco ayuda el hecho de que un par de chicas posen con los ganadores. Y para el deporte femenino, cualquier ayuda es poca.

¿Es pasarse? Creo que no. Entiendo las quejas de un sector de la sociedad que dice que la corrección política ha alcanzado últimamente cotas inusitadas, pero sacar a las chicas del podio, o de la susodicha foto con el ganador, sería positivo para la sociedad en general, y por supuesto para el deporte. En infinidad de galas y saraos se suele ver a un hombre y a una mujer compartir escenario. En otros deportes son los gerifaltes de, qué se yo, la FIFA, el COI o la NFL quienes hacen la entrega de trofeos.

En España, ciclistas españoles apenas han comentado el tema, con opiniones dispares. ¿Veremos un cambio en nuestra Vuelta? Desafortunadamente, no apostaría por ello a corto plazo. Al menos en España, las azafatas ‘hacen’ de azafatas, por lo que su función no se limita a entregar un ramo de flores y dar un par de besos al ganador de la etapa. Atienden a aficionados y periodistas; se ocupan de promoción en casetas o stands. Además, no deja de ser una opción más para cientos de chicas que quieren hacer carrera como modelos.

En cualquier caso, espero que la cuestión sirva como mínimo para reflexionar en el deporte femenino, y en algo más extenso, como el trato que se da a las mujeres en el deporte.

Carlos Pérez
Ministro de Educación, Cultura y Deporte

Deja un comentario