Blog

No hay motivos para temer la libertad

EL ÚNICO PUNTO DE ENCUENTRO REAL QUE PUEDE EXISTIR EN LA

SOCIEDAD NO ES NI LA IGUALDAD NI LA JUSTICIA, SINO LA LIBERTAD

A menudo uno escucha que los mensajes siempre deben ser positivos, que es preferible afirmar algo que negarlo. El artículo empieza con un “no” en el título. Y lo hago a conciencia porque no creo que haya motivos para tener miedo a la libertad. Sin embargo después de ver, escuchar y recibir muchísimos argumentos para creer en ella, solo falta por decir que no los hay para desconfiar. Y es que no queda más remedio que aceptar que el único elemento que nos puede igualar realmente a todos, tanto personas físicas como jurídicas, instituciones y organizaciones, es la libertad.

A la España de los 50 millones (de la cual hablaremos cuando llegue el momento oportuno) se debe llegar habiendo realizado un gran giro a la libertad, viéndose dicho movimiento reflejado en el ámbito político, económico y social.

El supuesto “ahorro” de la próxima campaña a las elecciones del 26J nos sirve como ejemplo. Como liberal que soy, parto de que la ley y su imperio deben ser la base de toda democracia. Pero ni la propia democracia debe imponerse en una sociedad que elija libremente no aceptar dicho sistema. Por ello no creo que la solución a todos nuestros problemas sea la democratización de los partidos políticos, sino la “liberalización” de sus mecanismos de funcionamiento. No pongo en duda ningún formato, simplemente defiendo la libertad individual de la institución para funcionar a su antojo. Porque el único punto de encuentro real que puede existir en la sociedad no es la igualdad ni la justicia, sino la libertad. Los partidos han estado discutiendo sobre qué partidas deberían recortar. Sin embargo, solo en la libertad individual de cada institución pueden estar de acuerdo: que cada uno ahorre en donde crea. Ser austero por obligación no tiene ni mérito ni sentido y no podemos encumbrar cualquier pacto por el mero hecho de haber sido consensuado. En esta línea entra el problema de la corrupción: como dije anteriormente en otro de mis artículos (Tenemos un problema) “debe ser cada institución la que decida su nivel de exigencia interna a la hora de tratar asuntos propios”. El comportamiento interno del partido tendrá unas consecuencias reflejadas en las urnas, pero no podemos construir un sistema democrático aboliendo la libertad institucional.

La Libertad guiando al pueblo se ha convertido en un icono universal de la lucha por la libertad.

.
Por otro lado, hago aquí mi primer llamamiento a la libertad económica. Seguro que mis queridos ministros son capaces de explicar mucho mejor que yo todas las grandes ventajas que tiene la libertad económica. Simplemente querría hacer hincapié en el hecho de que en España nunca se ha producido un gran movimiento de libertad económica y el cuál creo que traería a España los mejores años de prosperidad y bienestar que veríamos en nuestro país. En estos momentos según la Fundación Heritage nuestro Estado ocupa un modestísimo puesto 43 en el Índice de Libertad Económica 2016. El argumentario liberal es amplio pero querría simplemente relacionar los datos de libertad económica, esperanza de vida y renta per cápita. Atendiendo al ILE 2016 observamos que los 5 países con un mayor índice (Hong-Kong, Singapur, Nueva Zelanda, Suiza y Australia) tienen altísimos niveles de renta per cápita (51.300 dólares de media) y una esperanza de vida de 83 años. Los números que ofrece el portal de datos Gapminder sitúan a estos cinco países en lo más alto. Vean en la tabla el increíble progreso que se produce


Con la llegada del capitalismo a mediados del siglo XX los datos mejoraron definitivamente
.

Por último, la libertad tiene que avanzar por todas las vías. Desde nuestro gobierno queremos que así sea y nuestros ministros ya están haciendo una fuerte apuesta. Gonzalo Bonelo, ministro de Economía hablaba de la presión fiscal que existe en España y el poco respeto que hay por la propiedad privada que se ve acribillada a impuestos. Desde Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Antonio Gil-Delgado puso en duda ciertas políticas de izquierda a la hora de manipular el mercado mediante subvenciones a ecoproyectos de dudosa ecoeficacia. Hablamos de una libertad que vincula ideas con sentimientos. Así lo reflejaba Jorge Gancedo, ministro de Interior, quien defendía que en España se debe contemplar cualquier planteamiento ideológico y que nuestra ley tiene que velar por ello, por la libertad de pensamiento de cada uno. Estas ideas también tienen que llegar a la cultura. La tauromaquia forma parte de nuestro bagaje histórico y por ello Amadeo Lora, ministro de Justicia, declaraba que los amantes de la fiesta nacionaltienen derecho a seguir disfrutándola y que al final, como en tantas otras ocasiones, la solución se encuentra en respetar la libertad. Una libertad que no puede reducirse a nuestras fronteras. Luis Miguel Melián, responsable de Exteriores habló de este asunto sobre Venezuela: “El gobierno venezolano ya no es legítimo, y se aferra al poder a través de la fuerza. Es hora de que España y Europa miren de frente a los problemas y tomen soluciones”.

La cabecera del blog dice que “con una fuerte apuesta por la libertad aspiramos a una nueva gran España”. Y no es otro nuestro objetivo, el de unas aspiraciones de libertad que pretenden alcanzar todos los ámbitos de la realidad española.


Julio Wais

Oportunidades perdidas, promesas incumplidas y reputación agotada

NO SE PUEDE CONDENAR AL PAÍS A LA PASIVIDAD, A LA
TIMIDEZ DE APROVECHAR OPORTUNIDADES A MEDIAS

“You can’t build a reputation on what you’re going to do”, Henry Ford

Crisis. ¡Qué gran palabra eres ! ¡Y qué pocos defensores tienes! Y es que a menudo solemos asociar la palabra ‘crisis’ a una situación adversa, aquella que entraña riesgos y concentra peligros. Pensemos por un momento en el ejemplo más claro y reciente: la crisis económica, concretamente la española. ¿Qué ha supuesto la crisis? Desempleo, “recortes”, economía sumergida… ¿Y, algo positivo? Oportunidades, oportunidades y más oportunidades.
Desde mediados de 2007, año en que comenzó una de las mayores crisis económicas, hasta el día de hoy, mucho ha llovido en España. Hemos asistido a un entorno cambiante, a un enorme caladero de oportunidades en el que se justifican medidas excepcionales y que la población está dispuesta a asumir.De esta forma, ante situaciones tan graves, se reflexiona mucho, se proponen ideas, se diseñan estrategias, pero a menudo son los hechos los que se quedan cortos. ¿Por qué no replantearse el modelo completo? ¿Por qué no dar un giro de timón? El principal impedimento parece ser el miedo. Miedo a lo desconocido, a arriesgarlo todo y no poder volver atrás.
El mejor ejemplo de miedo es el que representa el actual gobierno. Cuando ocupaban los escaños de la oposición, las medidas y propuestas parecían no tener fin, las recetas y soluciones mágicas brotaban de debajo de cada uno de los sillones del hemiciclo. Sin embargo, tan pronto llegaron al poder, les invadió el vértigo. Las promesas ya no eran tales, dejaban de ser dogmas y pasaban a ser refutables, se permitían modificaciones a gusto propio, e incluso, algunas dejaban de ser necesarias, eran demasiado complejas, sus resultados serían lentos… Ahí se incluye la bajada impuestos, la reforma de la sanidad, la disminución del gasto público, la reforma laboral que nos devolvería al pleno empleo, la reforma educativa que nos situaría a la cabeza, la defensa de la unidad de España, la lucha contra el terrorismo, la modernización de la justicia y un largo etcétera que parece no tener fin. ¡Qué bien se ven los toros desde la barrera!

Cómo cambia la realidad desde la oposición

Por favor, no piensen que se trata de una crítica a las medidas del gobierno, no se critica su saber hacer, se critica el hacer propiamente. Se critica la falta de hacer. Este es el comentario oficial que se hace desde este gobierno virtual de El Ala Oeste de la Moncloa desde donde lanzamos nuestra propuesta como oposición. El no aprovechamiento de las oportunidades que el entorno brinda. De esta forma, el caso de la reforma laboral sería un interesante ejemplo ya que no son pocos los economistas que defienden las medidas tomadas (Daniel Lacalle: Sí, a la reforma laboral) ni tampoco las instituciones que han aplaudido muchas de las decisiones del actual gobierno, pero tan pronto se dice que sí, como ahora se dice que no. No, a seguir así, sí, a seguir profundizando. No se puede vivir eternamente del pasado, hace falta tomar decisiones urgentemente, medidas que ya deberían estar ejecutándose, y que por miedo no se ejecutan. ¿Acaso perder las elecciones es peor que aparecer eternamente en los libros como aquel que prometió y nunca cumplió? ¿Será que la velocidad de cumplimiento de la promesa es más lenta que la realidad? ¿Habrá que seguir esperando para ver cumplido aquello que se prometió para un periodo que ya ha acabado?

Es ahora o nunca. Construyeron una reputación durante años en la oposición, consiguieron mantenerla hasta alcanzar el poder, mantuvieron el tipo a duras penas y ahora quieren que se continúe confiando en aquella reputación que se basaba en el queremos hacer y que no pudo actualizarse con el hemos hecho. Difícil decisión, ¿no? Oportunidades, oportunidades y más oportunidades para demostrar aquello que prometían. No prometan, cúmplanlo. No condenen al país a la pasividad, a la timidez de aprovechar oportunidades a medias. Pesquen en el caladero de las oportunidades, echen las redes sin miedo hasta el fondo y compartan los resultados con los demás.


Gonzalo Bonelo

La ingeniería genética como clave de la agricultura moderna

LOS ALIMENTOS TRANSGÉNICOS NO PUEDEN PARAR EL HAMBRE
EN EL MUNDO, PERO SERÍAN LA MEJOR ARMA PARA COMBATIRLA
La manipulación genética ha llegado a nuestra mesa. Es el momento de cambiar la forma en que consumimos los alimentamos, y no me refiero a la receta, sino a aceptar que la modificación genética es el futuro. La próxima vez que usted vaya al supermercado, mire bien que compra porque podría ser un producto transgénico y la inmensa mayoría de la población está desprevenida y desinformada.
Hay mucha polémica entorno a los organismos modificados genéticamente (OMG) y en la UE se libra una batalla sobre si se autoriza el uso de alimentos transgénicos (AT), mientras que en otros lugares como Asia o EEUU ya son una realidad. Organizaciones como Green Peace se oponen a esta tecnología y solicitan su prohibición total. Muchos piensan que no hay suficientes comprobaciones, sin embargo todos los AT están regulados por la FAO y el CODEX Alimentario. Detrás de todos los OMG hay un mínimo de 10 años de investigación y tanto productos convencionales como transgénicos pasan los mismos controles de calidad y sanidad, teniendo en cuenta que los transgénicos además tienen los suyos propios.
Estos alimentos surgen debido a la biotecnología(agroalimentaria), que consiste en usar seres vivos con el fin de generar productos agroalimentarios. Todo cuanto consumimos son productos animales o vegetales que, o nos comemos directamente o se pueden modificar mediante fermentación con microorganismos (antibióticos, vino, cerveza o pan), modificando el metabolismo de los mismos mediante recombinación genética. Otro ejemplo sería la insulina para diabéticos (sí, la insulina también es transgénica).
La humanidad ha tardado casi 10.000 años en conseguir una producción de alimentos con el nivel actual de 5.000 millones de toneladas al año. Si hacemos caso a los modelos de crecimiento poblacional de la FAO, habría que duplicar la producción a mediados del siglo XXI y no podrá hacerse a menos que los agricultores de todo el mundo tengan acceso a los continuos avances de la tecnología y la biotecnología. Si la población mundial se duplica, con las mismas variedades de alimentos, necesitamos el doble de espacio dedicado a campos de cultivo, el doble de agua, el doble de abono y el doble de impacto sobre los recursos y los espacios naturales. ¿Cómo podríamos aumentar la producción sin avances tecnológicos? No quiero pensar qué pasaría, si además de no usarlos, diéramos un paso atrás y la agricultura fuera ecológica. (no dejes de leer el texto donde traté este problema).

La biotecnología favorece el desarrollo sostenible de la agricultura, pesca y caza. Permite mejorar las propiedades de conservación y durabilidad de los productos cosechados -por ejemplo la patata innate– y mejora la calidad alimentaria como sucede con el arroz dorado que incorpora la vitamina A. Esto evita ciertas enfermedades precisamente en los países menos desarrollados que basan su dieta en este cereal. Al principio Greenpeace estaba en contra y formaron campañas contra los transgénicos fruto de la desinformación. Más tarde, en 2013, su co-fundador Patrick Moore lanza la campaña ‘Allow Golden Rice Now!’, a favor del arroz dorado.
El arroz dorado (OMG de 2ª generación: modificaciones de rutas metabólicas) está libre de patente y es gratuito para fines humanitarios (si España quisiera cultivarlo, tendría que pagar). Está financiado por la empresa SYNGENTA la cual ofrece su producto gratuito siempre y cuando el fin sea humanitario. Esta variedad de arroz es clave para la lucha contra la muerte infantil causada por el déficit de la vitamina A. Hoy en día está avalada por la Comisión Europea o la Royal Society de Medicina (Reino Unido) entre otros.
Algunos piensan que la ingeniería genética es ”algo capitalista que amenaza las bases de la vida, sin embargo esta ciencia está al servicio de la humanidad y de los más necesitados. Gracias a la Revolución Verde del doctor Borlaug, quien estudió y diseñó técnicas de mejora vegetal que permitieron aumentar de forma excepcional la producción de trigo y maíz, se salvaron millones de vidas en todo el planeta.
La ingeniería genética es la clave de la agricultura moderna. Es capaz de responder a las necesidades actuales de producción y consumo y toma el relevo, superando lo que a lo largo de la historia ha sido una mejora genética casual o dirigida, con mutaciones e hibridaciones de estimable valor para la producción agraria. Si estudiamos la historia de la agricultura y la ganadería, ésta se basa en la mejora genética a base de hibridaciones y cruces entre razas para obtener plantas y animales cada vez mejores y más adaptados a las necesidades de consumo humano.

Con los transgénicos no se acabaría el hambre en el mundo, ya que ese problema se resolvería mediante un reparto adecuado de los alimentos. La distribución de los excedentes alimentarios es un problema político y no técnico. Los transgénicos no pueden parar el hambre, pero serían la mejor arma para combatirla. El uso de cultivos modificados es la mejor forma de mantener a la población alimentada y al mismo tiempo preservar los espacios naturales.


Antonio Gil-Delgado

Prevención, el nuevo fármaco del siglo XXI

EL TRATAMIENTO PARA LOS RECORTES EN SANIDAD PASA POR LA PREVENCIÓN

Les propongo, a raíz de un exhaustivo informe sobre los recortes en sanidad profundizar sobre lo que en mi opinión sería una de las soluciones al creciente problema que tenemos y tendremos en la sanidad. Literalmente, el informe explica que: “El gasto sanitario se redujo en 9.600 millones de euros, que equivalen al –13,2 % nominal y, por lo tanto, al –22 % en términos reales: se han dejado de gastar más de uno de cada cuatro euros de los disponibles en 2009. Este recorte afecta sobre todo al personal sanitario porque su remuneración se reduce en 3.244 millones de euros”. Y mi pregunta a ustedes queridos lectores es: ¿Les sorprende los recortes? Desde luego, para mí es un acto lógico si valoramos las circunstancias que vivimos y peor aún, viviremos. Según el INE y cito textualmente: El porcentaje de población mayor de 65 años, que actualmente se sitúa en el 18,2% pasaría a ser el 24,9% en 2029 y del 38,7% en 2064.
Se trata de una cifra alarmante. La población envejece cada vez más (suponen la mayor partida de gastos en sanidad debido a las enfermedades crónicas) y la medicina avanza a pasos de gigantes, introduciendo casi a diario nuevas tecnologías que mejoran la calidad de vida de los pacientes, pero a su vez incrementan el gasto sanitario. Existen innumerables problemas más, pero con los aquí expuestos y sin que haga falta ser un economista profesional, nos hacemos a la idea que el gasto seguirá subiendo. Podemos seguir disminuyendo el sueldo a los profesionales sanitarios (uno de los más bajos de Europa tras de 6 años de carrera y 4 o 5 de formación), recortando en las distintas inversiones necesarias (seguirán aumentando las ya inasumibles listas de espera), podemos también reducir partidas destinada a otros menesteres, y por supuesto, la panacea para todos los problemas que muchos partidos políticos plantean: la subida de impuestos. Pero amigos, llegará un punto dónde hagamos lo que hagamos, el gasto seguirá aumentando así como la población y no habrán más recursos que destinar.
A día de hoy la mayoría de las enfermedades pueden curarse modificando nuestros hábitos
.
Y… ¿Ahora qué? Debemos estar preparados para cuando llegue. Y eso nace de la necesidad de entender que usted es responsable de su salud. ¿Sabían que existe una clara relación inversa entre actividad física y riesgo de diabetes mellitus de tipo 2, que la actividad física reduce el riesgo de depresión y deterioro cognitivo en adultos y personas mayores y que una mayor actividad física reduce en un 30% el riesgo de cáncer de colón? (si han leído bien cáncer). Sepan ustedes que tras un estudio realizado en la Universidad de Navarra llamado Predimed se observo una reducción del número de casos de cáncer de mama y menor enfermedad cardiovascular asociado a un aumento del consumo aceite de oliva y mayor adherencia al patrón de dieta mediterránea. ¿Sabía que más del 80% de los cánceres de pulmón en varones se deben al tabaco? Podríamos estar hablando sobre los beneficios que suponen los cambios en los estilos de vida durante varios volúmenes de extensos libros, pero no quiero extenderme más.

A día de hoy la mayoría de las enfermedades más prevalentes en la sociedad pueden curarse modificando nuestros hábitos, y eso querido lector, le pone a usted en el punto de mira, ya que ahora más que nunca, somos responsables de gran parte de nuestras enfermedades. Si abordamos la prevención seriamente, tanto en materia económica como en educación, conseguiremos mantener nuestro sistema sanitario sin recortes, y sin duda alguna mejoraremos más que con los fármacos la calidad de vida de la sociedad. Le animo a que comience a cuidar su salud y cambie sus hábitos, encontrara en ellos la mejor de las medicaciones.

Miguel Ángel Rojas

¿Qué nos pasa con Venezuela?

EL GOBIERNO VENEZOLANO YA NO ES LEGÍTIMO Y SE AFERRA
AL PODER POR LA FUERZA. ESPAÑA Y EUROPA DEBEN MIRAR
DE FRENTE A LOS PROBLEMAS Y TOMAR SOLUCIONES

Decía Joseph de Maistre que “every country has the government it deserves”. Bien. Pocas celebres frases a lo largo de la historia han sido tan ciertas como falsas. Dejando de un lado la discusión político-filosófica acerca de la legitimidad de los gobiernos que han conquistado el poder con el apoyo de una mayoría, y en base a los cuales se podría articular un debate en relación a lo que Alexis de Tocqueville llamo “la tiranía de las mayorías”, me gustaría centrarme en un país cuya realidad es mucho más compleja.

Venezuela no es únicamente un país con una inflación anual del 400%y con una estimación de decrecimiento en relación al PIB de un 8% para 2016 según el FMI. No es solamente un país con una profunda crisis de desabastecimiento que ha supuesto una escasez de medicinas del 95%, y por encima del 80% en los alimentos, lo que a su vez ha provocado que el 76% de los ciudadanos hayan caído en la pobreza (el 13% de la población coma solo dos veces al día). Venezuela ya no es solo un país con una dependencia casi ridícula de aproximadamente el 90% de la industria del petróleo, que coloca el barril a un precio medio de 30$, lo que hace prácticamente inútil que estemos hablando del quinto país exportador de petróleo y el poseedor de las mayores reservas de crudo pesado del mundo. Además de todo esto, Venezuela es un país con un serio problema de déficit democrático, cuyo gobierno, presidido por Nicolás Maduro, sufre el rechazo del 85% de los venezolanos.

El pasado 8 de abril el Gobierno de España retiraba a su embajador en Caracas, el motivo, los insultos que Maduro había vertido sobre Rajoy al que acusaba de ser un “racista”, “colonialista” y “basura corrupta. Dichas afirmaciones se enmarcaban en un contexto de exigencia al país latinoamericano desde varios países “democráticos” para que se liberase a los líderes opositores, principalmente a los señores Leopoldo López y Antonio Ledezma, este último detenido hace más de un año y sin posibilidad de juicio desde entonces.

Analizar la situación político-económica actual venezolana es extraordinariamente complicado ya que tendríamos que retroceder muchos años atrás y explicarnos entre otras cuestiones cómo un país con unas reservas naturales tan ricas (que pasaron a ser de su propiedad tras la nacionalización del petróleo y la posterior creación de PDVSA en 1976) fue capaz de caer en una profunda crisis que termino provocando un estado general de corrupción en los años ochenta. Cómo ese pueblo fue capaz de votar a un excomandante golpista con tintes socialistas de forma abrumadora en 1999, y cómo es posible que en 17 años la oposición no haya sido capaz de organizarse para evacuar del poder a los que claramente han hundido al país. Son muchos los interrogantes. Sin embargo, existe una cuestión que desde el otro lado del Atlántico es pertinente que analicemos: ¿Qué estamos haciendo desde España para ayudar a los “librepensadores” y “gran venezolanos”? y ¿Cómo deberían de ser nuestras relaciones bilaterales?
.
Analizar la situación político-económica actual venezolana es extraordinariamente complicado

.
Las relaciones diplomáticas entre España y Venezuela tuvieron su gran momento de cenit en los años del Felipismo. La estrecha relación de amistad entre el presidente socialista y su homólogo venezolano, Carlos Andrés Pérez, se había forjado en los días de vino y rosas de los camaradas. El segundo ayudaba desde la vicepresidencia de la Internacional Socialista al primero cuando este se encontraba en la clandestinidad. Con el paso del tiempo, con Carlos Andrés Pérez ya en la presidencia de Venezuela, le dejo su avión privado a González para que volviera a España. Finalmente el gobierno socialista supo agradecer al mandatario venezolano su continuo apoyo durante tantos años ofreciéndole a sus allegados importantes empresas de la troceada RUMASA. Toda una serie de amiguismos y corruptelas que han provocado lo que hoy en día sufrimos ambos países.


Sin embargo, la relación cambia radicalmente con la llegada de Aznar al poder, tanto es así que, ya con Zapatero en la Moncloa, el Rey Juan Carlos I tiene que mandar a callar en una cumbre Iberoamericana a Hugo Chávez cuando este había recientemente intervenido atacando al anterior gobierno español.

Desde la llegada de Chávez al Palacio de Miraflores el gobierno español y el venezolano han experimentado distintas situaciones de tensión: desde diversas nacionalizaciones de empresas españolas (Banco de Venezuela, filial del Banco Santander) hasta el acogimiento de terroristas etarras (véase De Juana Chaos) pasando por alianzas estratégicas con claros enemigos de los países occidentales(con el Irán del entonces presidente Mahmoud Ahmadinejad, o Fidel Castro en Cuba). Lo más grave se produjo, con la ya demostrada, en algunos casos, y muy sospechosa y probable en otros, financiación de distintos gobiernos (Cuba, Argentina y Bolivia entre otros) y ciertos think tanks y firmas de consultoría internacional cuyos miembros coincidirían posteriormente en la formación de un partido político de ideología cercana al chavismo.

La clave reside en preguntarnos ¿hasta qué punto están España y la UE legitimadas para hacer algo al respecto? La gran barrera política y moral que nos encontraríamos en un escenario normal sería la legitimación de un gobierno democráticamente elegido por su pueblo. Sin embargo, estamos hablando de un ejecutivo que ya no tiene el control de la Asamblea Nacional, donde la gente sale a las calles a protestar todos los días por el hambre y la pobreza, donde las mismas leyes que aprobaron sus gobernantes ya no valen contra ello (véase el “firmazo” para pedir el revocatorio). Hablamos de un gobierno que ya no es legítimo, y que se aferra al poder a través de la fuerza. Es hora de que España y Europa miren de frente a los problemas y tomen soluciones.


Luis Miguel Melián

Por un Quijote obligatorio

DE MOMENTO, SE HA INTENTADO PROMOVER SU LECTURA, PERO EL ESTADO

TIENE QUE INVOLUCRARSE MÁS PARA PRESERVAR EL LEGADO DEL QUIJOTE


Hace 400 años, Miguel de Cervantes pasó a mejor vida y dejó entre su legado una de las obras más importantes de la literatura universal. Por eso duele tanto que, en España, entre tanto homenaje a su obra por tan marcada fecha, el Quijote aún no sea obligatoria en todas las escuelas de nuestro país


Miguel de Cervantes, que nació en un lugar de Madrid de cuyo nombre no quiero acordarme, publicó la obra más importante de la historia de España en 1605. ‘El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha’ no necesita presentación alguna y sus personajes son conocidos por todos. Pero, ¿cuántos lo han leído? Según el CIS, solo el 21,6% de la población española ha leído completo el texto.

Hace cien años ya era obligatorio en las escuelas. Hoy, el rostro de Cervantes aparece en monedas de céntimos. A mí, sin embargo, nadie me obligó a leer el Quijote, porque el sistema educativo deja mucha -demasiada- libertad a colegios e institutos de todo el país. (Este tema, el de la libertad de educación da para toda una tesis. Lo dejamos pendiente para comentar en otra ocasión). Recuerdo ver la divertida serie de dibujos animados y una película, además de tener un libro infantil. Craso error, opino. Una obra tan importante para la historia de España y de la literatura universal no debe ofrecerse en forma de sucedáneo, aunque los complementos ayudan, claro.

[Desde AOM hemos realizado una labor de investigación y documentación y no hemos podido dar con ningún documento que acredite que la lectura de esta obra sea algo obligatorio dentro de los programa educativo nacional. Pero claro, ya sabemos: no hay “un” programa educativo, sino 17.].

No hay mejor  antihéroe que el infeliz Alonso Quijano como tampoco hay escudero mejor que Sancho Panza

.¿Por qué? Porque es necesario conservar nuestro patrimonio cultural. El Quijote es algo nuestro y es una obra genial (y no lo digo por chovinismo). No hay antihéroe mejor que el infeliz Alonso Quijano, quien también es una parodia de los libros de caballerías de su tiempo. No hay escudero mejor que Sancho Panza, un hombre de bien a la vez que ignorante. El Quijote está en nuestra historia. La gente puede hacer lo que quiera, por supuesto, pero es terrible que el Quijote no figure entre las lecturas obligatorias de los adolescentes de España.

Quizá es demasiado pedir a un estudiante de 13 o 14 años que se lea ‘El ingenioso hidalgo’ de cabo a rabo, pero el sistema educativo puede tender puentes para que no resulte aburrida su lectura. Se pueden distribuir los capítulos por años, desde la ESO hasta el final de Bachiller. Hay ediciones adaptadas del castellano antiguo que pueden hacer más amena la lectura a los más jóvenes. La figura del profesor es fundamental para fomentar el interés y la comprensión del Quijote. Pero es triste observar cómo ciertos centros prefieren tomar otros caminos educativos, y ahí es cuando debe entrar el Ministerio de Educación. No es una idea de locos lo que se plantea. Para el 35,4% de los españoles su lectura debería ser obligatoria. De momento, se ha intentado promover su lectura en ciertos cursos, pero el Estado tiene que involucrarse más para preservar el legado del Quijote

Al igual que Cervantes, William Shakespeare también murió en 1616. Y basta mirar fuera de nuestras fronteras para ver reconocimientos a su obra en el mundo anglosajón. Hagamos lo mismo con Miguel de Cervantes: dignifiquemos el Quijote, empezando por las escuelas.