Blog

Rebelión en la granja

EL LOBO ES UNA ESPECIE EMBLEMÁTICA CUYA GESTIÓN TIENE FUERTES 
IMPLICACIONES SOCIALES, ECONÓMICAS Y MEDIOAMBIENTALES

Hoy en día todos los cazadores son conscientes que la actividad de la caza no está en el mejor momento ante la opinión pública. Todas las administraciones, empresas y demás participantes lamentan, critican e intentan reconducir acciones y actitudes lamentables que se producen en el sector cinegético. Una de las mayores polémicas de nuestro tiempo es el caza del lobo, el mayor depredador en la Península Ibérica, cazado como trofeo y para proteger el ganado.

Los daños que los lobos hacen a la ganaderías, sobre todo en el norte de España (que es donde hay más densidad), no se producen por falta de presas silvestres sino por la propia vulnerabilidad fruto de la domesticación. Además, hay que sumarle la predación múltiple (matar más presas de las que puede comer) una característica habitual de la especie. Todo ello hace que la especie sea muy conflictiva en áreas pobladas y donde la ganadería constituye un importante recurso económico.

En las grandes extensiones naturales, como los Parques Nacionales, la aceptación y tolerancia de las sociedades que conviven con el lobo son fundamentales para su conservación. Está aceptación suele ser mayor en zonas urbanas o en sociedades que nada tienen que ver con el mundo rural, donde el lobo no es un problema y es visto como un animal perseguido hasta la muerte. La gente siente compasión por estos animales y se olvida del sufrimiento de las personas que cuidan su ganado como única fuente de ingreso y alimentación.

En algunas comunidades autónomas la única estrategia que hay para la conservación del lobo son los seguros. Con algunos programas de protección, los ganaderos son compensados financieramente en caso de que haya perdido ganado a causa de los lobos, aunque algunos intenten conseguirlo de forma fraudulenta. De esta forma no se tienen que matar a los lobos ya que estos programas costean todos los daños que hacen. Aunque algunos creen que esto empeora la situación pues los lobos volverán a estos lugares una y otra vez.
.
Ataque de un lobo. Primer día hiere, segundo mata.

La compensación funciona de la siguiente manera: primero hay que encontrar el cadáver, luego un agente forestal tiene que certificar que ha sido un lobo, a continuación se realiza la solicitud de la subvención y se esperan tres meses. El problema reside, no en el animal que ha matado el lobo (mal pagado) sino en los daños que provoca en los que no mata: estrés traumático, dejan de dar leche, se producen abortos. Lo que suponen más pérdidas.


El exceso de simpatía con los lobos por parte de algunos ecologistas o gente ignorante, no ayudan a mejorar la relación lobo-ganadero y lo único que hace es aumentar la ignorancia y el odio, como se puede apreciar en el caso de las decapitaciones de lobos en Asturias. Otro caso, sería la pésima gestión del gobierno de Cantabria, donde la administración persigue a la especie. Se organizan cacerías autorizadas por la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación en las que se emplean cohetes, un acto denunciado por ASCEL (Asociación para la Conservación y el Estudio del Lobo Ibérico).

El lobo es una pieza clave para la biodiversidad y además favorece el equilibrio de los ecosistemas. Su exterminio tiene un efecto en cascada (da ahí que algunos hablen de cascada trófica, Sustainable Man) que afecta al entorno, como Parques Naturales o ciertas zonas de España con superpoblación de corzos, ciervos y jabalíes.

La convivencia con el lobo es posible, sólo hay que adoptar prácticas ya olvidadas como recoger el ganado o usar perros y burros para protegerlo. Además se deberían de dar las ayudas a priori, con un fin preventivo y así dotar al ganadero de las herramientas adecuadas para proteger al rebaño y no dar compensaciones por los ataques, pues en ese caso la Administración considerará que el ganadero ha debido protegerse bien con las ayudas recibidas y, si hay incidencias luego, se deben a una mala gestión de los recursos recibidos. De esta manera se evitaría cazarlo por odio y futuros fraudes en las ayudas.
Antonio Gil-Delgado

Sobre el estado de la Nación (II): Puntos… suspensivos

NO IMAGINEMOS QUÉ PAÍS QUEREMOS EL LUNES QUE VIENE;
SOÑEMOS EN CAMBIO CON LA ESPAÑA DEL FUTURO

Según la RAE los puntos suspensivos se emplean “para indicar la existencia en el discurso de una pausa transitoria que expresa duda”. A falta de dos días para las elecciones nadie sabe a ciencia cierta qué ocurrirá. Sin embargo toca hablar de futuro y por ello he querido centrarme en el 26-J como punto de partida, inflexión y de encuentro.
En los días de campaña son muchas las frases cliché: “Por nuestros mayores”, “por el cambio”, “por el futuro de todos”… Una idea a la que los políticos suelen recurrir es la de animar al votante en pensar en el mañana. Pero creo que precisamente “el mañana” es lo que se olvida a la hora de votar. Y lo digo porque da la sensación de que una parte importante del electorado solo piensa en “mañana” y no en “EL mañana”. Con esto quiero destacar que la respuesta que buscan muchas personas a la hora de votar es la de un deseo por la mejora del país, pero no son conscientes de lo efímeras que pueden llegar a ser algunas propuestas. Subir el salario mínimo, eliminar las diputaciones provinciales o celebrar un referéndum de independencia en Cataluña son medidas que pueden tener lugar el día uno después de la investidura de Presidente. Quizá algunas propuestas de largo plazo como asegurar una tasa más grande de empleo o la bajada progresiva de impuestos (como aconsejaba nuestro ministro de Economía y Competitividad Gonzalo Bonelo en su último artículo) son acciones cuyos resultados son, no solo de mayor calado, sino también de una relevancia mayor. Imaginemos qué España queremos no el lunes que viene; soñemos en cambio con la España de 2020.
.

Caminemos hacia un destino común de crecimiento económico y social

Pero para que España vuelva a empezar, para que las cosas se sigan haciendo bien tendremos que interpretar los resultados del domingo como un punto de inflexión. Los ciudadanos transmitiremos cómo deseamos que sea la nueva esfera, y por lo tanto deberemos ser responsables de nuestros votos. En esta segunda llamada a las urnas en apenas 6 meses confirmará la llegada de la llamada nueva política, que no es otra que la que ya está presente en todos los partidos. La nueva política no se llama “Girauta”, o “Unidos Podemos” o “Pactos de Estado para todo”. Esta nueva corriente tiene por nombres “Transparencia”, “Anticorrupción” o “Regeneración”. Es aquí, en estos puntos clave, donde se debe dar un antes y un después de aquel último domingo de junio. Sin duda cualquier español debe confiar en las nuevas fuerzas emergentes para que impulsen esta nueva actitud en la clase política. Bueno, siempre y cuando no apuesten por las donaciones a partidos de países extranjeros.


Pero debemos aspirar a que esta fecha se convierta para todos en un punto de encuentro. Hacer uso del voto es toda una responsabilidad y yendo a las urnas los españoles serán protagonistas de su propia historia. Como lo han sido los británicos. La sorpresa llegaba de madrugada: había ganado el Brexit. Los resultados han dejado a la Unión en un estado de shock, en un escenario que, como comentaba Luis Miguel Melián ministro de Exteriores, cambiará completamente el proyecto europeo. Jugar al referéndum de la semana puede ser algo muy peligroso porque este “ejercicio de democracia” divide radicalmente a la sociedad. Se trata de un arma de doble filo con la que Reino Unido está jugando mucho últimamente.  No obstante, creo en España y en los españoles, y su voz se debe escuchar. Y si acudimos a voces, a personas, no nos queda más remedio que ver los números. Ya hablé de esto en mi primer artículo cuando le recordaba al señor Sánchez que “si tanto le gusta sumar votos, no debería perder un minuto en contar los más de 16 millones de papeletas que se le dieron a la España constitucional, soberana y del bienestar“. Es decir, la España de la gran coalición. Ese verdaderamente sería el gran cambio en la historia moderna española. La propuesta del Gobierno sigue siendo la misma de hace 6 meses: el pacto de la España de todos. El miércoles pasado Rajoy, el Presidente de verdad, en el programa de televisión El Hormiguero confesó que hablaría con Sánchez y no exigiría la cabeza de Rivera como respuesta a las últimas acusaciones que se habían producido. Algunos pensarán que es una locura, pero ese es el camino.

Se sacarán, salvo cambio drástico de última hora, muchas y muy diferentes lecturas de los resultados del domingo. Hagamos todo lo posible por identificar cuáles son esos puntos en común que dibujan un futuro para nuestro país.

Julio Wais

El Brexit: ¿Punto de inflexión para la UE?

EL ESCENARIO QUE SE PRESENTA PARA EL PRÓXIMO VIERNES 24 DE JUNIO,
UN DÍA DESPUÉS DEL REFERÉNDUM, ES CLAVE PARA EL DEVENIR DE LA UE
Como todos sabemos ya, nos encontramos en una semana clave para el devenir de España y de la propia Unión Europea. El domingo 26 de junio tendrán lugar las elecciones generales, las cuales en cierta forma también vendrán influenciadas por las que van a realizarse el día de mañana en Reino Unido sobre el mantenimiento o la separación de la Unión Europea. El famoso “Brexit”.

Atendiendo a los analistas políticos la relevancia del Brexit en nuestro panorama nacional de cara al 26-J puede ser notoriamente profundo, ya que la incertidumbre que generaría una salida de los británicos de la Unión se podría ver contrarrestada con un voto más conservador el domingo.

Pero dejando de un lado las consecuencias que este referéndum pueda tener en la política o en la economía interna, esto se lo dejo a la Presidencia, al Ministerio de Economía y al de Hacienda, y me gustaría centrarme en los motivos y efectos para la propia Europa de este plebiscito.

Desde que se fundó la Comunidad Económica Europea los pasos dirigidos a crear ese espacio de libertades, que desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial tanto hemos añorado en el viejo continente, se han llevado a cabo a una velocidad vertiginosa, lo que también ha supuesto que se hayan cometido numerosos errores como los oídos en los últimos tiempos.

Como todas las instituciones públicas, en esta época de crisis la UE ha sido duramente criticada, no solo por sus detractores, quienes han ganado fuerza en los años recientes, sino también por aquellos que creen firmemente en el proyecto de la Unión. Dichas críticas han abarcado desde el alto índice de burocratización de los organismos de la UE hasta las prisas de estos por llevar a cabo adhesiones de terceros países de dudosa conveniencia (véase el ejemplo de Turquía) pasando por las más que evidentes carencias de unificación regulatoria entre los distintos países. Esta última, la gran asignatura pendiente de la UE, sobre todo en materia de seguridad y antiterrorismo.

Reino Unido siempre ha tenido reticencias a participar plenamente en el proyecto europeo
Es conocido que Reino Unido siempre ha sido un caso especial dentro de la Unión Europea debido a las reticencias de este a participar plenamente en el proyecto europeo. Pero los verdaderos motivos que se esconden bajo esta conducta de autoexclusión no son en absoluto las que se han estado argumentando a lo largo de esta campaña por aquellos a favor del Brexit. Por su parte los líderes del UKIP, y en menor medida algunos conservadores, han inundado la campaña de mensajes de alto carácter xenófobo, señalando a la inmigración como la causante de todos sus supuestos males. Pero son varios analistas los que apuntan a que detrás de este rechazo hacia todo lo externo se esconde una forma de ser de los propios ingleses, un pueblo muy celoso de su autonomía e independencia que no quiere depender de las directrices de una Bruselas corrupta e incompetente.

Algunos de estos argumentos son claramente debatibles, por no decir que son lógicamente entendibles. Otros no lo son tanto. Sin embargo, el verdadero motivo que subyace bajo el euroescepticismo de Nigel Farage y a la constante actitud de saboteo de David Cameron en las reuniones de la Cumbre de Líderes de la Unión, a pesar de que ahora se manifieste claramente a favor de permanecer en la UE, tiene su fundamento en lo que se conoce como la Milla Cuadrada (Square Mile), la City. Este emblemático rincón, hogar de numerosos bancos y entidades financieras, supone prácticamente el 10% del PIB de Reino Unido, y Bruselas lleva tiempo queriendo echarle el guante a la misma a través de diversas regulaciones y sobre todo a través del llamado Pacto Fiscal. Con esto no pretendo darle o quitarle la razón a uno de los bandos, ya que resulta comprensible que los ingleses, de larga tradición bancaria, quieran proteger sus intereses, que por otra parte, no tienen porque coincidir con los de su país.

Dicho esto, el escenario que se presenta para el próximo viernes 24 de junio, un día después del referéndum, es clave para el devenir de la UE. Son numerosas las voces que señalan que la Unión Europea, todavía con el miedo en el cuerpo, debe de echar el freno ante tanta centralización descontrolada de competencias que han hecho enfadar a tantos. Sin embargo, sería un error someternos al chantaje emocional que el Brexit ha supuesto. El proyecto de la UE es un proyecto innovador que busca, sobre la base del sistema del bien estar, levantar las economías de la zona euro para que se pueda propiciar un libre intercambio económico y humano entre los distintos estados. Y para ello se debe llevar a cabo este proceso de unificación regulatoria que a unos tanto les molesta, pero que es profundamente necesario para cumplir los objetivos antes mencionados.

Luis Miguel Melián

Cinco medidas clave para volver a la senda del crecimiento económico

EL FUTURO GOBIERNO NO PUEDE RETRASAR LAS REFORMAS ECONÓMICAS QUE
DESDE HACE AÑOS EL MERCADO RECLAMA. APOSTAR POR LA TECNOLOGÍA Y LA
BAJADA DE IMPUESTOS SON DOS ELEMENTOS FUNDAMENTALES.
Hace unos días asistíamos a uno de los debates más esperados, y como era de esperar tuvo una fuerte repercusión en todos los medios y especialmente en las rrss, de donde se pudo obtener una conclusión clara: los españoles no están dispuestos a votar por tercera vez. 
Hemos asistido atónitos desde primera fila a un espectáculo de circo. Desde los amores y desamores de Sánchez con Rivera e Iglesias (recordemos que el amor suele ser cosa de dos y no de tres), hasta la pasividad de Rajoy. Es sorprendente cómo cuatro políticos no han sido capaces de ponerse de acuerdo. ¿Demasiadas líneas rojas? ¿Puede ser que todos los intentos de acercamiento hubiesen sido puro teatro y lo que buscaban era una segunda votación? En cualquier caso, existe un hecho innegable: el país va a la deriva, sin rumbo. Las reformas se han frenado, y a todos parece preocuparles más el poder que la estabilidad necesaria para volver a la senda del crecimiento.
Desde este Ministerio se urge y anima a que, tras el 26-J, se tomen medidas económicas de calado, teniendo siempre en mente que la fortaleza de una economía se mide por la capacidad que tiene esta para reaccionar ante cambios en sus ingresos y no por la rijidez que se introduce en ella a través de leyes y decretos. Asimismo, es crucial discernir las medidas urgentes de las importantes y, sobre todo, hacerlo de manera que el más beneficiado sea el ciudadano y no las arcas públicas.
El futuro gobierno no puede seguir retrasando las reformas económicas que desde hace años el mercado exige

Las medidas con:

  1. Urgente: Aplicar una política fiscal expansiva a las familias, traduciéndose en bajadas de impuestos. Es imprescindible devolverles poder adquisitivo y permitirles consumir y ahorrar más. Así se les compensaría el esfuerzo exigido durante los años más duros de la crisis. La bajada de los tipos impositivos del IRPF y un aumento de las deducciones y exenciones fiscales serían buenos ejemplos.
  2. UrgenteDisminuir las cotizaciones sociales a las que las empresas deben hacer frente por cada trabajador. Reducir el coste de contratación y de mantenimiento de un empleado permite contratar a más trabajadores, disminuyendo el desempleo y aumentando el consumo. Se permitirá el crecimiento de las empresas, facilitando que las micropymes, nuestro principal tejido económico, puedan crecer, obtener competitividad y acceder a economías de escala. Al mismo la medida implicaría un aumento de la base imponible del sistema, haciéndolo más sostenible. Es preferible un sistema con un gran número de trabajadores pero que paguen cotizaciones más bajas.
  3. Urgente: Negociar con la UE la flexilización de los acuerdos previamente firmados, especialmente los referidos al déficit y los recortes presupuestarios. Las bajadas de impuestos suponen en el corto plazo una disminución de los ingresos del país, pero a medio y largo, implican aumentos de ingresos y creación de empleo. Es imprescindible flexibilizar los niveles acordados para así no frenar la bajada de impuestos, y por tanto, la recuperación. Afortunadamente, el actual gobierno en funciones se encuentra en negociaciones y algunos expertos apuntan a que se obtendrá cierta mejoría.
  4. ImportanteFomentar alternativas de inversión más allá de los bancos. Una regulación adecuada que promocione y facilite nuevos tipos de financiación (crowdfunding, crowdlending, capital semilla) y figuras como la de los business angels ayudaría a pymes a sortear problemas de crédito en caso de turbulencias en el mercado. La situación actual de fuerte dependencia crediticia a través de los bancos ha demostrado su inestabilidad y falta de predisposición hacia la pequeña empresa. Establecer reducciones de impuestos a sociedades y vehículos de inversión que financien a pequeños empresarios es un ejemplo del tipo de acciones a introducir.
  5. ImportanteFomentar la inversión privada en I+D como gran generadora de valor en la economía. Es esencial apostar por modelos que se cimenten sobre la tecnología y no sobre los bajos costes laborales para desarrollar un crecimiento sostenible. La transformación del modelo productivo es lenta y puede tardar años. Sin embargo, es una decisión que antes o después debe asumirse. No es admisible que la política económica se plantee y altere de acuerdo a perspectivas de 4 años. Aunque pueda parecer que el gobierno debe orientar al país hacia los sectores que crea más acertados, la realidad es que el modelo productivo no puede ser definido por la clase política a golpe de subvención y decreto, sino por la empresa privada, con la toma de decisiones y la asunción de riesgo. El fomento de la inversión por parte de la administración debería restringirse al establecimiento del marco regulatorio óptimo, que atrajese inversión nacional y extranjera, redujese la burocracia y los trámites administrativos.
Independientemente del resultado de las elecciones el futuro gobierno no puede seguir retrasando las reformas económicas que desde hace años el mercado exige. Situar a España a la cabeza de las economías no es tarea fácil, pero requiere del esfuerzo de sus ciudadanos y especialmente de su clase política. Los ciudadanos ya han cumplido. Le toca mover ficha a la clase política.

Gonzalo Bonelo

Hablemos del virus ZIKA

¿CÓMO TRATAMOS, CÓMO TRATAN Y CÓMO
SE TRATA LA INFORMACIÓN SANITARIA? 

Mucho se ha hablado sobre el famoso virus del Zika, pero, realmente, ¿sabemos suficiente como para enfrentarnos a este problema sanitario? Acudamos a la Organización Mundial de la Salud cuya información es la siguiente:

El virus de Zika es un virus emergente transmitido por mosquitos que se identificó por vez primera en Uganda, en 1947, en macacos de la India, a través de una red de monitoreo de la fiebre amarilla selvática. Posteriormente, en 1952, se identificó en el ser humano en Uganda y la República Unida de Tanzanía. Se han registrado brotes de enfermedad por este virus en África, las Américas, Asia y el Pacífico.

Se ha evidenciado la causalidad entre el virus y diversos problemas neurológicos, sobre todo en recién nacidos. Sin embargo es necesario una mayor profundización en dicho tema y más estudios para valorar el porqué y el cómo de dichos problemas. Sin embargo, los medios de comunicación se han aventurado a realizar, sin considerar ninguna responsabilidad en el tema, una difusión de la información sesgada y tendente a crear polémica y confusión

No podemos negar el derecho de la población a la información, pero en temas tan delicados como la salud debemos ser muy rigurosos y escrupulosos en qué decimos y cómo lo hacemos. Es necesario generar mecanismos que velen porque la divulgación de la ciencia primero y que ésta sea comprendida por la mayoría de la población;y segundo, se adecue de la manera más próxima a la verdad. 

El Zika es un virus emergente transmitido por mosquitos
Por desgracia hemos vivido en nuestra sociedad casos como la gripe aviar o la enfermedad de las vacas locas donde intencionadamente y bajo una falta absoluta de ética periodística se intento deliberadamente crear un estado de pánico y alerta que se alejaba de la verdadera situación. Es inaceptable, por el simple beneficio comercial o cualquiera que sea el interés crear un estado de confusión. 

De vuelta con el tema que traigo a debate, ya existe mucha confusión con el virus del Zika. Por ello hay que ser honestos y alertar sobre la poca información de la que disponemos y dar posibles medidas preventivas para todos aquellos que quieran viajar a los países afectados por dicho virus (sobre todo evitar picaduras de mosquitos). Sin embargo, esto es muy distinto a bombardear desde los distintos medios de comunicación alertas sobre una posible pandemia sin control de algo que desconocemos. En pleno siglo XXI no sólo podemos servirnos de la antigua forma de hacer llegar la información a los habitantes, y es aquí donde las distintas instituciones sanitarias del mundo deben actuar de forma conjunta para anticiparse a todos los (y permítanme la dureza de mis palabras) buitres periodísticos que quieran hacer negocio de tan problemática situación. 

Soy uno de tantos que, como ustedes queridos lectores, se organiza una opinión general leyendo distintos medios de comunicación, pero en algunos temas les animo a acercarse a instituciones más fiables para lo que en fondo todos buscamos: llegar a la verdad. Les dejo aquí la respuesta de la OMS basada en criterios objetivos para que puedan seguir comprendiendo esta situación.

Miguel Ángel Rojas

Cataluña, volver a empezar

EL DISCURSO DEL MIEDO, EL DESPRECIO A DISIDENTES Y LA CERRAZÓN
A CUALQUIER DIÁLOGO HA ALIMENTADO ESTA MOVILIZACIÓN,
COMPLETAMENTE INTOLERABLE EN TÉRMINOS DEMOCRÁTICOS

Hace unas semanas vimos en la final de Copa del Rey en la que Barcelona y Sevilla se enfrentaban, el último capítulo de la actual relación Cataluña-resto de España. Un conflicto al más puro estilo de los clásicos westerns. Más de uno nos hicimos algunas preguntas: ¿Es aquí hasta donde hemos llegado? ¿Dónde queremos llegar? ¿Es tan solo un comienzo? ¿Cuál es la solución?

En la vida no sólo existe el blanco y el negro. Algo característico y fascinante de las personas es la diversidad. La misión de cada uno no es sólo escoger el bando en el que tomar posición sino más bien analizarlos y ver qué persigue cada uno de ellos. Ver qué es lo que no funciona y cuál o cuáles pueden ser las soluciones. Es innegable que algo no está yendo bien en Cataluña, y se trata de encontrar un punto de acuerdo entre ambas posiciones. Busquemos entre el abanico de grises que tenemos a nuestra disposición.

Volviendo al terreno de juego, todos los sentimientos demostrados aquel día, no fueron nuevos ni obedecieron a una única causa clara. Es aquí donde hay que empezar a engranar las piezas. 

La defensa de la libertad de expresión –no solo en contenido– de hablar en castellano o catalán indistintamente es una idea que siempre nos debe acompañar. Ambas lenguas, hermanas e hijas del latín, son patrimonio cultural y se encuentran amparadas por la Constitución. 

Es muy difícil desempolvar estas ideas si continuamente nos vemos enfrascados en un conflicto del cual parece ya que no podemos huir. En los últimos años en algunas comunidades autónomas como Cataluña y Baleares los círculos independentistas han tratado de salir victoriosos empezando a ejercer presión desde la educación. Los más jóvenes siempre han sido usados como arma pues son ellos el presente y serán el futuro. No es banal comentar que en esta guerra absurda se le recrimine a tan sólo una niña por defender el mallorquín. ¿Por qué estamos discutiendo, si es de inteligentes cuestionar? Y por qué no: ¿No es más inteligente si cabe, plantearse dudas del sistema educativo actual?
La defensa de la libertad de expresión es una idea que siempre nos debe acompañar

Personalmente he tenido la suerte de hablar con gente que vivió en la España pre-democrática, donde lamentablemente en sitios como Mallorca aquel que hablara en catalán era duramente castigado mediante los implacables golpes de la regla que no eran más que una forma de privar de esa libertad que antaño se ansiaba. Actualmente, esta guerra se sigue produciendo pero utilizando unas armas que parecen ser mucho menos dañinas. En las Islas Baleares desde el 2004, la educación obligatoria se está ejerciendo el 70% en Catalán, es decir que si un niño de cualquier otra parte del país quiere o debe trasladarse lo deberá hacer de esta manera o acudir a algún colegio privado de carácter internacional. Y esto es así ahora, porque en cuatro años seguramente cambie, y hace cuatro fue distinto. Pero… ¿Cómo será en el futuro? La estrategia en toda guerra es la que es. No obstante, opino que no se trata ver quien dispara a la parte más vital del oponente, no. Se trata de hallar un mecanismo alejado de las armas y cuyo objetivo sea de verdad trabajar en un modelo común. 


Desde de la Transición, el Estado no ha puesto trabas a la rehabilitación de las lenguas distintas del español. Sencillamente se ha inhibido: ni ha colaborado en su recuperación ni ha puesto freno a las prácticas en menoscabo del bilingüismo de los gobiernos de signo nacionalista, dando lugar a la actual situación. Y es que lo más probable es que en este mismo momento un niño esté criticando a otro por hablar catalán y viceversa. Los niños no son más que el reflejo de nosotros mismos, y por ello se debe aspirar a una España cuyo plan educativo cubra las necesidades, sin dejar de lado al castellano (todo un orgullo que nuestro idioma sea el segundo más hablada en el mundo) y viendo a los más jóvenes enriquecerse con la cultura y lengua de cada una de las regiones españolas.

Los sentimientos nacionalistas han florecido ya que hasta ahora no hemos sabido comprender ni tratar con coherencia semejante situación. En sus inicios el independentismo catalán fue, de largo, el movimiento social más masivo y de mayor calado en nuestra historia reciente. La respuesta de las instituciones españolas no ha estado a la altura. El discurso del miedo, el desprecio a los disidentes y la cerrazón a cualquier diálogo ha alimentado esta movilización, completamente intolerable en términos democráticos y que pisotea los derechos de todos los catalanes.

Miguel Gallardo