¿TUA CULPA?, ¿MEA CULPA?

LA RADICALIZACIÓN EMPIEZA EN CASA. Y DEBE ACABAR EN CASA. ESTAMOS EN MEDIO DE UN CÍRCULO VICIOSO. LOS POPULISTAS NOS PROMETEN ACABAR CON EL TERRORISMO CERRANDO LAS FRONTERAS, PERO EL TERRORISMO YA ESTÁ EN CASA. Y SE NUTRE A BASE DE INTERNET. Y ES HUMANA Y TECNOLÓGICAMENTE IMPOSIBLE CONTROLARLO. NO SÉ QUIÉN TIENE MÁS CULPA, PERO SÍ CREO QUE EUROPA NO SE ESTÁ PLANTEANDO BIEN ESTE TEMA

Nuestro querido amigo Boris Johnson pedía, y cito textualmente, “Recuperar el control de nuestras fronteras, recuperar el control de la inmigración, recuperar el control de nuestra democracia” y como era de esperar, al Daesh le ha dado exactamente igual. Creó, y es mi humilde opinión, que más que la institución que respalde a Reino Unido, al Daesh le importa su acción exterior, la presente, y no sabemos hasta qué punto la pasada. La huella del colonialismo  no ha empezado ni a diluirse, pero el señor Johnson veía más en Europa que en la intervención exterior (continua y desmesurada) la razón de tanto terrorismo.

Y me pregunto, y quiero que se entienda bien mi pregunta, ¿de quién es la culpa?, ¿de oriente?, ¿de occidente?, ¿de los dos?, ¿del Islam? ¿de las religiones extremistas? Porque tendemos a simplificar etiquetando sin cuidado. Ellos, “los malos malísimos”, nosotros, “los buenos buenísimos”. Y no aceptamos ninguna valoración entre medias.

La inmigración es un movimiento natural del hombre, desde todas partes hacia todas partes. Europa inclusive. De hecho, tengo mis más fundadas sospechas de que cuando (generosa y desinteresadamente) firmamos en Europa todas las regulaciones sobre asilo e inmigración era para cubrirnos las espaldas a nosotros mismos. Ahora, según muchos, es la causa de tanta inmigración descontrolada. Ergo, ¿tanto terrorismo?

Y es indudable que el nuevo terrorismo, como ya se le conoce académicamente (y sí, no yo también pienso que no se  han pensado mucho el nombre) es el fundamentalista, el que mata en nombre de Alá. Pero los últimos atentados muestran, y corroboran que los terroristas en su mayoría SON NACIONALES. Son hijos de inmigrantes, comúnmente conocidos como inmigrantes de segunda e incluso de tercera generación.

Y vuelvo a plantear, ¿de quién es la culpa?, por qué no son inmigrantes. Los hermanos Kouachi eran de nacionalidad francesa. Salman Abedi, el terrorista del concierto de Manchester era británico. Mohamed Abrini, uno de los sospechosos de los atentados de Bélgica era belga. Hijo de. Siempre hijos de. Y aquí mi teoría: ¿hasta qué punto la actuación de un nacional es problema de un autodenominado estado?

Por supuesto que Daesh reivindica todos los atentados, y no sé hasta qué punto realmente Daesh ha estado detrás. El término “lobo solitario” le ha venido que ni pintado. Tantas portadas, tanta repercusión mediática y tanto miedo infundido, es perfecto para ellos. Europa se está convirtiendo en la mejor empresa de marketing del terrorismo. Y no nos estamos dando ni cuenta. Y el miedo lleva al miedo, y este a la desconfianza, y es IN-E-VI-TA-BLE, que se llegue al racismo. Y, ¿entonces? El musulmán se siente poco aceptado, menospreciado, siente que la gente se cambia de sitio al sentarse en el metro, siente que sus contratos de trabajo disminuyen de manera inversamente proporcional al número de atentados. Y se refugia en su comunidad. Y se aísla. Y ahí, y solo ahí, es donde entra el Daesh, y sus procesos de radicalización.

¿De quién es la culpa? Pues creo que un poco de todos, creo que es un problema nacional que un nacional atente contra los demás nacionales. Creo que es un problema ideológico que una banda terrorista mate en nombre de su Dios. Pero la radicalización empieza en casa. Y debe acabar en casa. Estamos en medio de un círculo vicioso. Los populistas nos prometen acabar con el terrorismo cerrando las fronteras, pero el terrorismo ya está en casa. Y se nutre a base de internet. Y es humana y tecnológicamente imposible controlarlo. No sé quién tiene más culpa, pero si creo que Europa no se está planteando bien este tema.

Creo que el inmigrante no es terrorista. Creó que el refugiado no es terrorista. Creó que el DAESH, el extremismo, el fundamentalismo, la ignorancia y la desesperación son terroristas. Y etiquetar, y juzgar, y meter a todos en el mismo saco, solo hace que salgan cada vez más y más terroristas. Nacionales.

Miki Barañano
Ministra de Defensa de AOM

*Fuente imagen: Alerta Digital

Europa por España y España por Europa

ANTE RIESGOS AISLACIONISTAS, ESPAÑA APUESTA POR MÁS INTEGRACIÓN, MÁS UNIÓN, Y MÁS ACCIÓN COMÚN. Y POR PRIMERA VEZ, DESDE DEFENSA, YA QUE SERÁ EL PILAR SOBRE EL QUE SE REALCE DE NUEVO NUESTRO PROYECTO EUROPEO. LOS ÚLTIMOS AÑOS HAN DEMOSTRADO QUE LA AMENAZA ES GLOBAL, Y UNA ACCIÓN NACIONAL, SE QUEDARÍA DEMASIADO CORTA

Hemos hablado del Brexit, y bien que si hemos hablado de ello. Día y noche. Que si lo han hecho bien, que si lo han hecho mal, que si nos dejan solos con todo el marrón. Y ahora, además, parece que la fiebre aislacionista se contagia. ¿Frexit? ¿Nexit? ¿Spexit? Le Pen amenaza con su victoria en la segunda ronda, y Francia, con todo mi respeto por Gran Bretaña, es Francia. Es uno de los países fundadores, de los países que más aportan a la unión,  la cabeza pensante de la mayor parte de los tratados. Francia no es Gran Bretaña. Francia crea, y Gran Bretaña en general, destruye. Limita. Siempre fue un poco escéptica con el proyecto europeo, y de hecho, ni el euro, ni Schengen, ni la carta social se las conseguimos vender. Nunca fueron europeos (y entenderme cuando digo europeos, se muy bien donde están situados en el mapa) de hecho, Churchill cuando habló de los famosos Estados Unidos de Europa dijo “I meant it for them, not for us” y con esto, y un agradecimiento a Churchill, mi breve aportación al famosísimo Brexit.

Pero pensareis, ¿Qué tiene esto que ver con España? Y mucho menos, ¿Qué tiene esto que ver con la defensa? Pues tiene que ver, y mucho, porque siempre vamos a contra corriente. Ante riesgos aislacionistas, España apuesta por más integración, más unión, y más acción común. Y por primera vez, desde Defensa.

La idea de Defensa Común Europea no es nueva, de hecho, es bastante más antigua de lo que se cree. Nuestro amigo Monet pensó en ella a la vez que en la CECA, pero tuvo (bastante) menos éxito. ¿El problema? A ver quien es el listo que cede soberanía en su política exterior, y aún menos en su defensa. Y sobre todo, que ya tenemos a la OTAN, no vamos a vendernos por dos lados, o eso creían. 60 años después España se aventura y afirma que la defensa será el pilar sobre el que se realce nuestro proyecto europeo.

Es indudable que la Unión Europea ha logrado el mayor periodo de paz de la historia. Pero las reglas del juego han cambiado; hemos conseguido que Francia y Alemania sean íntimos, ya nadie volverá a invadir Alsacia, y de momento, y digo de momento, Rusia se mantiene “al margen” de los países del este… pero ahora la amenaza es otra, y es incluso más global.

La amenaza de Europa es un terrorismo que no entiende de formas, que no tiene ejercito fijo, que no tiene objetivos concretos, y que se aprovecha, mejor que nadie, de las nuevas tecnologías. Ante riesgos globales, acciones globales. Un esfuerzo nacional, jamás podrá vencer a una amenaza de ese calibre. Y es verdad, os compro a todos que tenemos la OTAN, pero el papel que desempeñamos allí es irrisorio, y el blanco del Daesh es Europa, no la OTAN, y es una gran diferencia.

Europa, y por primera vez con España a la cabeza, se intenta proyectar y adaptarse al nuevo orden internacional. Estamos liderando el futuro europeo, reafirmándonos en nuestros valores, y defendiéndolos. Parece que todos pueden defender sus creencias, pero nosotros, por eso de no ofender, nos quedamos callados. Creemos en la democracia, en la ley, en los derechos humanos… y la defensa al fin y al cabo es una proyección de nuestros valores, de lo que nos ha hecho a nosotros llegar hasta donde hemos llegado. Y tenemos que creérnoslo. Hace unos pocos días Cospedal decía que nos habíamos comprometido a llegar a ese 2 por 100 del gasto en defensa, y que lo conseguiríamos. Pero que de poco nos servirá si no llenamos el 98 por 100 restante con un rearme armamentístico de valores.

El proceso de integración no puede acabar en Lisboa. Cojeamos de tantas patas, que nos acabaríamos cayendo por nuestro propio peso. La defensa debe ser nuestro nuevo impulso y nuestro apoyo, porque podemos, y sobre todo porque sabemos. Una Defensa Común Europea (no merece menos que ponerse en mayúsculas) es un gran paso, es una gran concesión de soberanía, sí, pero hemos demostrado estos años que juntos estamos mejor, y como todo, la defensa se tiene que adaptar; el campo de batalla es otro, las armas son diferentes, y la respuesta nacional se queda corta. No tenemos que apostar por más defensa, sino por mejor defensa. Nada une más que un enemigo común, y es el momento de que Europa empiece a defender a Europa.

Miki Barañano
Ministra de Defensa de AOM

2%, el precio de la tranquilidad

SOMOS MIEMBRO DE LAS MÁS IMPORTANTES ORGANIZACIONES INTERNACIONALES, Y NOS SUPONE UNA SERIE DE DERECHOS, PERO TAMBIÉN DE DEBERES

Nos quejamos mucho de ser siempre actores secundarios en el panorama internacional. Que si Estados Unidos hace lo que quiere, que si ellos son los que mandan, que si nosotros ni pinchamos, ni cortamos. Y es que ¿cómo vamos a hacerlo? Si no tenemos ni para tenedores. Es inadmisible que pretendamos que se nos tenga en cuenta a la hora de tomar decisiones cuando no ponemos de nuestra parte. No faltamos a ninguna reunión, estamos siempre dispuestos (a que nos manden), damos nuestras brillantes ideas, pero no se nos cae un céntimo de más del bolsillo. Que inviertan otros, que nosotros estamos en medio de una crisis. Y así vamos por la vida, siendo el tercer país de la OTAN que menos invierte en defensa. Solo nos superan Luxemburgo y Bélgica. Iguales en tamaño y población, ¿verdad?

Y luego Estados Unidos es un monstruo. Ese loco de Trump, que amenaza con cortar las ayudas en seguridad a Europa. ¡Y sólo porque no pagamos tanto! Y tan anchos que nos quedamos. Pretendemos tener el mismo poder de decisión que ellos. El dinero es poder. En la OTAN y en la UE. Espero que no sea un jarro de agua fría sobre algunos, pero esto no es bambi. Quién paga, manda. Nos puede gustar o no, pero son las reglas del juego, y quedándonos en el banquillo no conseguimos nada. Adaptarse o morir. Y ya va siendo hora de que España se adapte. En su última reunión con Mattis, Cospedal, muy acertadamente, afirmó que “si no tenemos garantizada nuestra defensa y nuestra seguridad, da igual tener garantizado el subsidio de desempleo o la sanidad pública o la mejor educación. Porque lo primero que necesita un país es seguridad.”

A día de hoy invertimos el 0,9% del PIB, para que se entienda mejor, cada español invierte al año 273€ en defensa. 8€ menos que en el año 2014. Estados Unidos invierte aproximadamente un 3,75% de su PIB, es decir, unos 184 mil millones de dólares. Lo que da más o menos a 1800$ por persona. No creo que Trump tarde mucho en alcanzar el 4% o incluso el 5% de su PIB. Cuestión de tiempo, y ganas.

Es lógico y normal que el gigante americano amenace con cerrar el chiringuito. De ahí que a medio mundo se le pongan los pelos de punta cuando empiezan a alardear de aislacionismo. Si no interviene EE.UU. en Oriente Medio, ¿quién lo va a hacer? ¿Francia? ¿Reino Unido?, ¿España?, ¿Una Europa que no se pone de acuerdo ni en migración? En fin. Que conste que personalmente, estoy totalmente en contra de esta distribución de poder, donde Estados Unidos tiene vía libre para todo, absolutamente todo. Pero mientras siga financiando la seguridad de los europeos, no podemos decir nada, o al menos, no de momento.

Además de que es inadmisible que un país como España esté a la cola en defensa. Somos miembro de las más importantes organizaciones internacionales, y nos supone una serie de derechos, pero también de deberes. La OTAN es ahora mismo la piedra angular de nuestra seguridad. Y hay que pagarla. Un 2% del PIB es el mínimo al que hay que llegar si pretendemos luchar contra la mayor amenaza a la que nos enfrentamos hoy en día. El terrorismo yihadista. Para ir más lejos hay que tener en cuenta que el gasto en defensa no es solo para evitar que haya un atentado como el de Londres, Berlín, París, Niza, San Petersburgo… sino también para garantizar la seguridad de nuestro ejército desplegado en el Líbano y en Mosul y en Raqqa y en Somalia, y en Mali… y podría seguir. Hay muchas vidas en juego, aquí, y allí.

Tema delicado y controvertido cuanto menos, pero España tiene que empezar a jugar el papel que le corresponde en el mundo, y los populismos y demagogias no deberían influir en los temas de seguridad. Lo primero es lo primero, y el 2% debe ser solo nuestro punto de partida.

Miki Barañano
Ministra de Defensa de AOM

Fronteras con Derechos: Lecciones del Ejército español

EL “QUÉ” A VECES NO ES TAN IMPORTANTE COMO EL “CÓMO”, Y EN EL “CÓMO” ES DONDE NUESTRO EJÉRCITO MARCA LA DIFERENCIA. DEFIENDE LAS FRONTERAS, Y ES QUE LAS FRONTERAS SON NECESARIAS, PERO LAS DEFIENDE CON DERECHOS. LOS DERECHOS HUMANOS SON INCLUSO MÁS INVIOLABLES QUE LAS FRONTERAS. POR ESO LA VIRTUD ESTÁ EN EL PUNTO MEDIO, DEFENDIENDO UNAS FRONTERAS IMPREGNADAS DE DERECHOS. AÚN NOS QUEDA MUCHO POR MEJORAR, PERO ESPAÑA VIRA EN BUENA DIRECCIÓN.

Las fronteras existen desde que existe el hombre. Viene en nuestra propia naturaleza, querer limitar lo nuestro, querer defenderlo. Ayuda a controlar y el control es seguridad. Nos hace sentir parte de un ente mayor. La frontera delimita al Estado, pero también lo crea. America for the americans, os suena, ¿no? La situación española nos hace ser el único país europeo con territorio en África, y esto abre una puerta a los africanos, y eso que España se empeña en poner cerrojos. Europa además, actúa de portero aunque últimamente solo media jornada. Sus fronteras en el este le requieren más atención, y dinero.

Desde que empezó el 2017, más de 1000 migrantes han intentado cruzar la valla que separa España y Marruecos. Esta vez, la mayoría lo consiguieron. A principios de febrero, Rabat hizo un comunicado bastante alarmante sobre las posibles consecuencias que tendrá si se siguen poniendo trabas al Acuerdo de Agricultura firmado en 2012 con la Unión Europea. Hace unas semanas, más de 300 subsaharianos saltaron la valla de Ceuta. El mundo está lleno de casualidades, ¿verdad? Rajoy, impregnado del principio de buena fe, agradeció la colaboración del Magreb y, es que tampoco debemos ser injustos. Ambos ejércitos han colaborado conjuntamente más años de los que yo llevo viviendo. Y les debemos agradecer mucho. Quizás el país cojee un poco (bastante) en lo que a derechos humanos se refiere, no obstante, las relaciones, sobre todo en temas de migración entre ambos países, son muy buenas.

Podemos estar a favor o en contra de las vallas, podemos abogar por un mundo sin fronteras, o podemos hacerlo por un mundo bien delimitado. Pero la realidad no es la que nosotros queremos. La realidad es la que es, y España tiene unos bonitos 20 kilómetros de valla que han dado mucho de qué hablar. Me gustaría reflexionar sobre qué puede hacer España en su frontera sur y más concretamente, qué puede hacer nuestro ejército allí desplegado. La realidad es que el ejército debe actuar conforme al Estado de Derecho que presumimos de ser. Actuar conforme a los derechos humanos, de los que tanto nos llenamos la boca hablando en las cumbres internacionales.

Creo que la cuestión no está en el “qué” porque el “qué” no lo elige el ejército, lo elige la ley, y si la ley dice que se repatría al inmigrante irregular, se le repatría. Si la ley dice que se les puede dar la nacionalidad, se les da. Si la ley dice que las fronteras de un estado son inviolables, lo son. El ejército no se mete ahí, y yo menos. La ley está para cumplirla, y el ejército para defenderla, como lo ha hecho en todos estos años. Creo que la cuestión está en el “cómo”, en el  cómo se trata al inmigrante (que no está disfrutando precisamente de un viaje de placer por las turísticas tierras de Ceuta).

Y de nuevo, nos deberíamos quitar todos el sombrero ante nuestro ejército, que trata a las personas como personas, que ayuda a construir tiendas de campaña, a repartir alimentos, ropa, mantas, que da asistencia sanitaria si está en sus manos… Lo que no significa que luego no se cumpla la ley, lo que no quita que defienda al máximo la frontera. Pero si hablamos de poner  y quitar,  lo que el ejército no quita a nadie es su condición humana, y su dignidad. No quiero señalar a ningún país, pero parece que vivimos en un mundo donde la dignidad parece venir ligada a la nacionalidad. Los derechos parecen cada día más exclusivos. Para nosotros sí, para los demás nos cuesta un poquito más reconocerlos. Por eso, de nuevo, creo que España vuelve a ser un ejemplo, cumpliendo el derecho, pero el derecho entero. No solo el que más nos conviene. El ejército defiende las fronteras, pero trata a las personas como eso, personas. Ojalá esto fuera una obviedad, ojalá fuera algo tan común y tan extendido  que no hubiera necesidad de alabarlo. Ojalá fuera un “qué menos” (qué menos que se trate a las personas como personas), pero la realidad, tristemente, demuestra que no lo es.

Por lo tanto, no me quiero centrar en qué hace o qué deja de hacer el ejército en Ceuta y Melilla, quiero aplaudir el cómo lo hace. Creo que, de nuevo, podemos estar orgullosos de nuestro ejército, más humano cada día. Y de España, defensora de los Derechos Humanos, que no parece olvidarse que están dirigidos a ellos, los humanos. ¿Demasiado obvio? Ojalá.

Miki Barañano
Ministra de Defensa de AOM

YAK 42: Después de la (re)tormenta, vuelve la calma

EL CONSEJO DE ESTADO REABRE EL CASO, LA PRENSA NO PIERDE UN MINUTO; LOS POLÍTICOS MÁS DE LO MISMO. REAPARECE LA TORMENTA. DE NUEVO SE VUELVE A DETERMINAR LA AUSENCIA DE RESPONSABILIDAD PENAL. POR SEXTA VEZ. UN MES DESPUÉS, YA NADIE HABLA DEL “FAMOSÍSIMO Y ESCANDALOSÍSIMO” YAK 42. TODO VUELVE A LA CALMA, PARA TODOS. PARA TODOS, MENOS PARA TRILLO.  EN OTROS 10 AÑOS, QUIZÁ HASTA CONSIGAN HACERLE CULPABLE, TODO SEA POR SEGUIR HUNDIENDO LO QUE YA ESTÁ HUNDIDO
Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena. Hasta cinco veces ha pedido perdón Cospedal en nombre del Gobierno. Y no esperábamos menos. A Trillo, a lo mejor, hasta le ha parecido demasiado. A los familiares de los 62 militares  fallecidos en el accidente del Yakovlev 42D se les queda corto. Ese 26 de mayo de 2003 parecía que no se hablaría de nada más, o de nada  tan mediático como esta tragedia. Una vez más estábamos equivocados. Y es que así es la prensa, se habla de lo que vende. Hace pocos meses, El Consejo de Estado reabrió el caso, la prensa no tardó en seguirlo, y transmitirlo, y retransmitirlo, más feroces que nunca, con más ansias de comparecencias mediáticas.
 
La izquierda más de lo mismo. Parece que en estos 13 años no habían tenido tiempo de hablar sobre ello. Ahora que vende, no paran. Podemos se lleva la guinda del pastel.  Pablo no puede evitarlo, le pueden sus ansias de que le vean, de que se hable de él. En la comparecencia de Cospedal fue, por supuesto, el líder (indiscutible) quien se dirigió a la ministra.  Claro que tiene portavoz de su partido en la Comisión de Defensa, pero al señor Iglesias le gusta hacer horas extra, sobre todo si van a ser portada.  Por su parte y como cabeza del Ministerio de Defensa, Cospedal asumió como propias las conclusiones del Consejo. Las reparaciones económicas ya fueron satisfechas, las morales al parecer, siguen 14 años después a flor de piel.  Poco se puede hacer para consolar a las familias.
La mala gestión del ministerio en su momento es indudable, pero confundir una mala gestión con un comportamiento ilegal e inmoral, como se le acusa, es muy distinto. Antes de nada, es crucial llamar a las cosas por su nombre,  y el propio Consejo concluyó la “ausencia de responsabilidad penalmente relevante” No ha sido una ni dos, sino seis las resoluciones judiciales que eximieron de culpa al ex Ministro. 
 
Según los medios, Trillo fue absuelto, dicen, e incluso premiado (o consolado) con la Embajada en Londres. Puesto controvertido cuanto menos, no solo por su pasado, sino también por la naturaleza política del Embajador. No obstante, no ha sido el primero ni será el último ministro en terminar su vida pública en un puesto semejante. Que se lo digan al PSOE, esto les debe sonar.
 
Según parece, Trillo ha tenido una estancia muy polémica en Londres. En estos días, la prensa habla de todo. Critican al ex Embajador por no hablar inglés, parece ser que Leire Pajín, por ejemplo, que desempeña ahora un cargo en la ONU, es poco menos que bilingüe. Ella no es polémica, por eso no importa. En cambio a la prensa le parece relevante, incluso, que Trillo sea un hombre de misa diaria.
 
Nos han vendido que la causa del siniestro fue el mal estado de los aviones, cuando realmente, y en palabras del Consejo, se atribuyen al cansancio y mala preparación de los pilotos. ¿Significa que el Ministerio lo hizo bien? No. Como informa El País, “el hecho de que no hubiera delito no implica que no hubiese ninguna responsabilidad”.  La Ministra ya asumió como propias las conclusiones del Consejo del Estado. La actuación del ministerio en su momento no fue la adecuada, nadie lo ha negado, ni siquiera Trillo. Aunque eso les pese mucho.
 
El perdón no parece ser suficiente. No parece haber saciado la opinión pública. Y menos aún al señor Iglesias que quizás tenga que esperar otros diez años para ver si hay suerte y acusan a Trillo, y poder así seguir utilizando esta tragedia con fines políticos. Hoy por hoy, el perdón debería bastarle
 
Miki Barañano

Quizás uno más, quizás protagonistas

TRUMP PROMETE CAMBIAR LAS REGLAS DEL JUEGO, LA REALIDAD
INTERNACIONAL ASÍ LO DEMANDA.  SI ESPAÑA JUEGA BIEN SUS CARTAS,
LOS LAZOS ENTRE AMBOS PAÍSES NO HARÁN MÁS QUE ESTRECHARSE.
Las campañas electorales americanas ya presagiaban que el orden mundial no seguiría siendo el mismo, o al menos, no seguiría movido por los mismos intereses. Trump ya ha despertado a la comunidad internacional. Si es fiel a sus promesas electorales, pone en jaque a todo el movimiento liberal; claramente, no ha visto que una solución emanase del multilateralismo de Obama. Podría decirse que está abriendo las ventanas de par en par al más frío y controlador realismo, dónde priman los intereses nacionales, o debería decir, la seguridad nacional. Su famoso “America First” no promete menos.
 
Lejos de querer reflexionar acerca de la nueva política exterior americana que tiene en vilo al mundo, y dado que mi compañero de Exteriores la analizaría mejor, me centraré en qué va a mover estas nuevas relaciones diplomáticas. Hace unos pocos días, Rajoy y Trump mantuvieron una llamada de telefónica de apenas unos 20 minutos. No se necesita mucho tiempo cuando los intereses están claros. O a lo mejor, es una muestra de la importancia que tiene España para el nuevo presidente. Sea como fuere, solo el tiempo aclarará el papel  que España jugará con respecto al gigante americano, que asusta más que nunca. Tomando la iniciativa, Rajoy se apresuró a mantener contacto con Trump. Esperar hasta la próxima cumbre de la OTAN era demasiado. No se juega con el tiempo que no se tiene. Con una amenaza común, los objetivos no necesitaban ser discutidos. Los medios, quizás,  un poco más. Seguridad, defensa, y terrorismo. Esas fueron las ideas más repetidas, y no es para menos.
 
Más allá del desprecio generalizado de Trump al mundo, la posición geoestratégica de Españajuega a nuestro favor. Todo esto, claro está, si Trump encuentra el perfecto equilibrio entre sus ya conocidos deseos de amistad con el Kremlin, y con los demás países que le son necesarios en su nuevo juego.

España tiene la posición geoestratégica, EE.UU tiene los medios

 

En este sentido es indudable e indiscutible lo relevante de la posición española. Controlando el norte de África, cerrando Europa en su rama más occidental, una posición atlantista mojada por el Mediterráneo. Y que hablar de sus lazos históricos, no solo con sus socios europeos (que por supuesto) sino con los propios Estados Unidos, y con América del Sur, aunque eso ha Trump le de más igual.
 
Lo que está claro es que si hablamos de una estrategia ligada a la seguridad, España es un socio básico. Indispensable, me aventuraría a decir. Desde 1988 ambas potencias disfrutan de un Convenio mutuo de Cooperación para la Defensa. De hecho, hace menos de un año se firmó el tercer protocolo a dicho convenio, reforzando aún más las actuaciones comunes. EE.UU usa desde 2013 algunas bases aéreas españolas para una intervención rápida en el Norte de África. En Morón por ejemplo pueden haber desplegados hasta 2200 militares y más de 25 aeronaves.  Tantas cesiones tienen su explicación, y es que como Morenés aclaró,  la relación más importante para España en temas relacionados con seguridad y defensa es Estados Unidos.
 
Trump supondrá un giro a todas las relaciones diplomáticas; parece que la corriente realista vuelve a ganar seguidores, pero España tiene unos buenos cimientos para construir un nuevo proyecto, y es que, si se empiezan a primar más los intereses militares que los económicos, los lazos entre ambos se estrecharán aún más. Las cartas están ya sobre la mesa. El yihadismo no distingue entre países dentro de occidente.
 
Nada une más que un enemigo común. España tiene la posición geoestratégica, EE.UU tiene los medios. Ellos tienen lo que a nosotros nos falta, nosotros tenemos lo que ellos necesitan.

Miki Barañano