Gowex o la era del conocimiento

LOS CIUDADANOS DEBEN TENER ACCESO A TODO EL SABER DISPONIBLE
PARA PODER DESARROLLAR SU POTENCIAL, CRECER EN LIBERTAD
Y COMPARTIR SU EXPERIENCIA CON MILLONES DE PERSONAS

Según Wikipedia “el internet es un conjunto descentralizado de redes de comunicación interconectadas que utilizan la familia de protocolos TCP/IP, lo cual garantiza que las redes físicas heterogéneas que la componen como una red lógica única de alcance mundial”. En otras palabras, internet es un medio de comunicación que nos permite establecer una conexión con una persona en cualquier parte del globo y mantenernos actualizados y up-to-date mediante las diversas rrss y medios de comunicación digitales. Es un mundo de posibilidades que aún nuestras mentes encuentran dificultad para entender todo lo que engloba y abarca. En la actual era del conocimiento en la que nos encontramos, donde por primera vez en la historia de la humanidad se prima más el saber que la destreza física, internet supone justamente eso: un acceso completamente ilimitado a un pozo infinito de conocimiento(libros, artículos de opinión, blogs, prensa, etc.) al alcance de cualquier usuario.

Desde el Gobierno de AOM reconocemos el papel fundamental que debe tener la red y un acceso de alta velocidad para todos los ciudadanos en el futuro de nuestro país. Por esta razón hoy me gustaría llamar la atención sobre uno de los casos más llamativos y rocambolescos de la historia de corrupción empresarial en España: Gowex.

Let´s Gowex S.A. fue una empresa española fundada en 1999. En 2004 comenzó a involucrarse en la actividad que la catapultaría hasta los cielos del mundo de las telecomunicaciones a través de la instalación de wifi gratuito en espacios públicos. En julio de 2014 cuando se descubrió la falsificación de las cuentas de la compañía (cotizaba en el Mercado Alternativo de Valores) por parte de su consejero delegado, Jenaro García Martín, entró en concurso voluntario de acreedores. La empresa contaba con instalaciones wifi en los 6 continentes y en algunas de las ciudades de más renombre y mayor población como Londres, Madrid, Sidney, Hong Kong o Nueva York, siendo auténticos pioneros en proporcionar un servicio de wifi gratuito moderno y vanguardista. Como el defenestrado Jenaro solía decir “queremos convertirnos en el Google del wifi”.

Desde AOM reconocemos el papel fundamental de la red y un acceso para todos los ciudadanos en el futuro de nuestro país
Con esta pequeña recapitulación pretendo resaltar lo importante y básico que considero que debería ser el acceso a wifi gratuito en todas nuestras grandes ciudades. Siempre y cuando no sea gestionado por una organización como la anteriormente expuesta. Es sencillamente financiable mediante publicidad, el acceso a roaming y el pago del uso Premium que muchos consumidores adquirirían. Eso provocaría que todo el saber, todo el conocimiento de internet, fuera accesible para cualquier persona, sin distintivo de clase social o poder adquisitivo. Y por supuesto elevaría a nuestras ciudades más importantes a unos estándares punteros en el mundo occidental.

Siempre he opinado firmemente que uno de los elementos indispensables para el avance y progreso de una sociedad es la educación de la ciudadanía. Para ello es fundamental que ésta tenga acceso a todo el saber disponible y ofrecerles todas las vertientes y herramientas posibles para que ya no simplemente reciba la educación estipulada y convencional, sino que los ciudadanos por ellos mismos puedan desarrollar todo su potencial en aquello que les mueve, crecer en libertad y compartir toda su experiencia a su vez con millones de usuarios interconectados, provocando una riqueza y una retroalimentación vital para el desarrollo futuro de nuestra sociedad. Keep calm and free wifi for all!

Guillermo González

Desmontando mitos

LA ENERGÍA RENOVABLE ESTÁ DE MODA,
PERO HUELE MUCHO A GAS


En España siempre hemos sido muy dados a las creencias y mitos populares. Que si Franco tenía menos estatura que Alfonso Rus, que si Al-Ghandour (arbitro de los funestos cuartos de final del ´02) era más coreano que Samsung o que si Rajoy y Bárcenas compartían secretos de alcoba. Pero sin lugar a dudas una de las creencias mejor asentadas es el liderazgo que ostentamos en energías renovables, un sector fundamental para el futuro de nuestra energía, ya que no contamos con yacimientos de petróleo ni bolsas de gas. España, líder y pionera en el mundo en energía renovables es uno de los titulares que más hemos podido escuchar en la prensa desde el boom del CO2 y la capa de ozono de Al Gore. Y sin lugar a dudas esta creencia tiene su correspondiente fundamento que lo respalda. Según el último Reporte de la Situación Mundial de las Energías Renovables 2015 de Ren21 España es uno de los 20 líderes mundiales en producción de energía renovable; también el 20% de la demanda del país es abastecida por la energía eólica. Palmada en la espalda. Pero ahora me asalta la duda: ¿Y el 80% restante de donde proviene? Según Red Eléctrica Nacional entre el 2011 y el 2015 una media del 62.6% de la energía en España ha provenido de combustibles fósiles, adquiriendo un especial protagonismo el gas, el cual importamos.

.
Fuente: Ovacen.com
Para más inri otro dato sorprendente, pero nada alentador, que nos aporta el Informesobre el Estado de la Unión Energética (State of the Energy Union): España se encuentra 17 puntos por encima de la media de la UE28 en dependencia de combustibles fósiles. Es más, en los últimos 20 años, el consumo de gas natural se ha triplicado, desde el 7.7% al 22% del consumo bruto nacional de energía. Independientemente del impacto económico que tiene en un país la alta dependencia en la importación para la producción de energía, hay otro aspecto fundamental a tener en cuenta. La UE introdujo en 2005 el mercado de derechos de emisión, o popularmente conocido como CO2, un instrumento de mercado mediante el cual se crea un incentivo o desincentivo económico para mejorar la sostenibilidad medioambiental de todos los países miembros. En otras palabras, si contaminas más de la cuenta, pagas. ¿Qué repercusiones tendrá esto en España? Aún es pronto para estimarlo, pero según El País entre 2008 y 2012 el Gobierno gastó más de 800 millones en adquirir derechos de emisión. Teniendo en cuenta esta cifra y el incremento que hemos experimentado estos últimos años, que cada uno saque sus propias conclusiones.

¿Dónde deja esto al orgullo patrio de la energía renovable? Parece ser que nos hemos alejado un poco del camino, ya que desde el 2012 tenemos la misma capacidad instalada de producción de energía. Así lo corrobora la IRENA (International Renewable Energy Agency).

.
Fuente: Ovacen.com
Siempre decimos que queremos un mundo mejor para nuestros hijos, pero frecuentemente olvidamos a los nietos. No fantaseo simplemente con la libertad económica que supondría una cada vez menor dependencia en la importación de combustibles fósiles. Fantaseo con, en un futuro lejano, donde estos se hayan agotado, con un país pionero e innovador en energía limpia, sustentable y eficiente, con un modelo energético ilimitado y autosostenible. Esto sin lugar a dudas es una prueba de fondo, y para llegar a la meta debemos ir construyendo paso a paso, con unas políticas de gobierno medioambientales y energéticas enfocadas a este objetivo y no a un afán recaudatorio, como Daniel Lacalle nos cuenta. La energía renovable está de moda, pero huele mucho a gas.


Guillermo González


PD: Me gustaría dedicar unas palabras al que, hasta recientes eventos que ocasionaron su dimisión (Panama Papers), era mi homólogo en funciones. Mi compañero de gabinete Amadeo Lora, Ministro de Justicia de AOM, seguro nos podrá contar más al respecto, pero me gustaría llamar la atención sobre lo que a mi parecer es un principio fundamental e inalienable de la democracia y la libertad sin el cual sería incapaz de entender las mismas: la presunción de inocencia en la que eres inocente hasta que se demuestre lo contrario. Sin embargo, en nuestro país se ha establecido entre la clase política, la prensa y la ciudadanía en general, un sentido retorcido y pervertido de la justicia y la moralidad. A mí me gusta llamarlo suposición de culpabilidad: eres culpable hasta que se demuestre lo contrario. Una sociedad en la que cualquier ciudadano puede emitir juicios de valor por afán de validación o justificación moral y personal me parece que es un grito de SOS. Mi más sincero ánimo y apoyo al Sr. Ministro José Manuel Soria.