El tablero del Pacífico Norte

LOS PAÍSES DEL PACÍFICO NORTE SON UNA SUERTE DE NUEVO ORIENTE MEDIO, NO TAN COMPLEJO, PERO SI MÁS DELICADO, YA QUE AHÍ EL MENOR DE LOS PAÍSES POSEE ARMAS NUCLEARES O DE HIDRÓGENO

Estados Unidos ya no es el líder hegemónico del mundo, al menos en el aspecto comercial. El gigante asiático ya ha superado en este sentido a Estados Unidos, y se prevé que a más tardar en 2021 Asia, sin contar con Japón, acapare más del 50% del Producto Interior Bruto del mundo. Mientras Europa mantendrá solo un 7,2% de la riqueza del planeta. Todo esto supone un desplazamiento en el centro de gravedad de la economía, que se moverá de Europa al Pacífico, y esto ya está empezando a tener sus consecuencias en materia puramente política. Por ejemplo, ya desde la campaña presidencial Trump avisaba de su intención de centrar su mirada en Asia, lo cual es sintomático de lo que se aproxima en los próximos años, un mayor protagonismo de los vecinos asiáticos en la escena internacional.

Ayer nos levantábamos con la noticia de que Corea del Norte amenazaba con desestabilizar las ya de por si tensas relaciones en el Pacífico Norte con el lanzamiento de cuatro misiles de corto alcance que caían cerca de las costas japonesas. El hecho ha supuesto una oleada de pronunciamientos diplomáticos en cadena que han derivado una vez más en una compleja escena de carácter estratégico. Hoy en día nadie es abiertamente enemigo de nadie, salvo en el caso de las dos Coreas, y nadie es un fiable aliado de nadie. Todo está en el aire. Por una parte tenemos a Corea del Sur y Japón, ambos claramente contrarios a las políticas de Pyongyang, que buscan la colaboración de su amigo yanki. Se trata de los dos mayores aliados de EEUU en la zona. El miedo a un posible ataque con misiles en Corea del Sur por parte de Kim Jong Un ha llevado a Park Geun-hye, presidenta de Corea del Sur, a permitir a los americanos el despliegue de un escudo antimisiles en la zona conocido como el sistema Thaad. Esta última maniobra por parte de Seul no ha gustado ni en Rusia ni en China, a pesar de que las relaciones entre los Surcoreanos y China pasa por sus mejores momentos.

Otra de las escenas que mayor estupefacción están produciendo en el ámbito internacional es el desmedido enfrentamiento que llevan protagonizando durante semanas Corea del Norte y otro de sus más clásicos aliados, Malasia. Desde el asesinato por envenenamiento en Malasia del hermano mayor de Kim Jong Un, Kim Jong Nam, las relaciones de ambos países han experimentado un acelerado deterioro. La semana pasada las autoridades norcoreanas echaban de Pyongyang al embajador de Malasia pero prohibían posteriormente la salida de cualquier ciudadano de Malasia que se encontrase en el país. El gobierno de Kuala lumpur, por su parte, respondía con la misma moneda. En la actual situación en la que ambos países cuentan con rehenes del otro la solución se adivina bastante compleja.

China, por su parte, ha sido el mayor benefactor de Corea del Norte desde la propia guerra de corea cuando ayudaron aupar en el poder a Kim Yon Sun, sin embargo, son muchos los analistas que apuntan que la paciencia del gigante con el hermético país comunista se agota. Son muchos los factores que señalan este hecho. La política nuclear de su protegido empieza a ser preocupante para un país cada vez más centrado en su expansión económica que militar. Además China había establecido buenas relaciones con antiguos dirigentes norcoreanos cercanos a Kim Yong Il como era su hermano y tío del actual líder, Jang Song-thaek, y la ejecución de este, por un supuesto complot enfadaron a Pekín. Sin embargo, a Corea del Norte no le interesa enfadar a los chinos, los cuales proporcionan a Pyongyang el 90% de su combustible, el 57% de sus importaciones y el 42% de sus exportaciones. Si China quiere Corea del Norte esta muerta.

De todas formas, para entender la situación en Asia hay que entender cómo funciona China y cuáles son sus intereses. A día de hoy lo único que les importa es no tener misiles cerca de casa, y para ello les sirve tener a los norcoreanos entre ellos y Corea del Sur, y por otro lado, su unión territorial interna, por lo que las palabras de Donald Trump sobre Taiwan tampoco son bien acogidas.

Todas estas circunstancias convierten a los países del pacifico norte en una suerte de nuevo oriente medio, no tan complejo, pero si más delicado, ya que ahí el menor de los países no posee guerrillas armadas con kalashnikovs sino que tiene armas nucleares o de hidrógeno.

Ante esta situación España poco margen de actuación tiene, sin embargo, toda nueva situación es una oportunidad de posicionamiento. Comercialmente hablando España está bien situada y atendiendo a los últimos acontecimientos en la Unión Europea es posible que una actuación pro-activa  con respecto a Asia nos ponga en una posición de ventaja frente al resto de países del entorno. Y viendo cómo se están desarrollando los acontecimientos sería aconsejable empezar a mirar hacia el Pacifico.

Luis Miguel Melián
Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación de AOM

Deja un comentario