Europa, las sirenas y el déficit

EN MITAD DE LA RECUPERACIÓN, ES VITAL MANTENER LAS POLÍTICAS
QUE NOS HAN LLEVADO A ELLA, Y NO COMPROMETER EL FUTURO
ECONÓMICO DEL PAÍS POR LOS CANTOS DE SIRENA DEL POPULISMO
Ha salido a la luz recientemente una carta dirigida al jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker escrita por el presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy. En esta carta, el señor Rajoy se justifica por el incumplimiento del objetivo de déficit y promete nuevos recortes para alcanzarlo si sale elegido en un nuevo Gobierno.
Sin entrar en que un presidente en funciones no debe prometer nada a Europa basándose en la posibilidad de ser elegido, lo cierto es que el objetivo de déficit no se ha cumplido y hay que tomar medidas. Desde el Ministerio de Hacienda, nos parecen curiosas las medidas propuestas tanto por el PSOE como por Unidos Podemos. Estos partidos se quejan de que los recortes suponen un freno a la economía del país y al estado del bienestar, y proponen planes de incremento de la presión fiscalaumento del gasto público y de renegociación de los plazos del déficit. Está muy bien proponer estas medidas, con el ejemplo reciente de Tsipras en Grecia, quizá deberían hacer un ejercicio de responsabilidad y no caer en el populismo.
España ya está en el camino de la recuperación. Fuente Vozpópuli.com
En cuanto a los efectos en la economía, subir los impuestos de sociedades y patrimonio, como proponen, desde luego que no va a ayudar al crecimiento, y como mucho va a ser un parche para las arcas del Estado a cambio de crecimiento futuro. Se olvidan los señores Sánchez e Iglesias que para que el déficit se mantenga controlado es necesario no sólo controlar el gasto sino mantener los ingresos. Una subida del impuesto de sociedades podría provocar la salida de muchas empresas del país, que ya ven con recelo la situación política actual. Una subida de los impuestos difícilmente va a ayudar al crecimiento económico. El segundo punto, el ataque al estado del bienestar, se basa en una visión cortoplacista. El requisito para que haya estado del bienestar es que el Estado pueda pagar sus gastos. Cuanto mayor sea el déficit, mayor será la prima que le exigirán a España en los mercados para financiarse. Reducir el déficit puede servir también para que el gasto del futuro sea en escuelas y hospitales y no en intereses a terceros. Por último, la renegociación de los plazos no es un opción excesivamente viable, visto que la Unión Europea no quiere renegociar, y para ello habrá que enfrentarse a sus deseos. El ejemplo de Grecia, con su enfrentamiento con la UE, muestra que por ese camino hay bastantes más problemas que ventajas. Evitar la multa y mostrar a los posi-bles inversores que somos un país que cumple con sus obligaciones ayudarían muchísimo a la recuperación económica.
¿Cuál debe ser la acción del Ministerio? Realizar recortes, pero recortes inteligentes. Se gastan auténticas barbaridades en proyectos que suenan como poco, sospechosos como bien apuntaba hace poco el señor Anson. Cuando se habla de recortes, la gente piensa en salud y educación, pero recortes también son eliminar las dietas excesivas de muchos cargos públicos, eliminar programas que son un pozo de nepotismo, privatizar compañías y eliminar gastos superfluos.
España ya está en el camino de la recuperación. Se crea empleo, sube el PIB, y la situación económica general está mejorando. Ha sido necesario realizar duros recortes, pero gracias a ellos estamos en situación de crear empleo y mejorar el nivel de vida del país. La mejor muestra de compromiso que podrían realizar los distintos partidos políticos, como propone el expresidente Aznar, sería realizar un gran pacto que blindase la ruta económica del paísAcordar los recortes que sean necesarios en las áreas que sean superfluas, no aumentar la presión fiscal en mitad de la recuperación, y mantener el gasto público controlado, con el objetivo de cumplir con las obligaciones con la UE.

Gonzalo Aguilar

Deja un comentario