Los mejores embajadores

DE NO APROVECHAR NUESTRA CAPACIDAD PARA SER EL FOCO DE ATENCIÓN MEDIÁTICO Y DEPORTIVO, PERDEREMOS LA OPORTUNIDAD DE METER UN ‘GOL’ IMPORTANTÍSIMO PARA LA ‘MARCA ESPAÑA’

No voy a inventar la pólvora si digo que el deporte es un nexo gigantesco de culturas. Y el fútbol es el deporte más global. Cuando un español sale al extranjero y comienza a conocer gente, tarde o temprano te hacen la pregunta:

-¿Barça o Madrid?

Luego cada uno responde ser de un equipo, de otro, o de ninguno, por supuesto. Pero es innegable que el Real Madrid y el FC Barcelona se han convertido en las últimas décadas en embajadores mundiales de la ‘Marca España’. El éxito reciente de la selección española y los equipos patrios en las competiciones internacionales no han hecho sino aumentar ese puesto de ‘representantes’ de nuestro país.

Pocos clubes pueden toser a merengues y azulgranas. Según diversas encuestas y análisis, los dos clubes de la Liga son los equipos de fútbol más populares del mundo, junto al Manchester United y al Bayern de Múnich.

Y por primera vez en la historia, Real Madrid y Barcelona jugarán el Clásico del fútbol español lejos de nuestras fronteras. El partido no deja de ser un amistoso de pretemporada, pero estoy seguro de que los organizadores se frotan las manos ante los beneficios que generará el encuentro. Los precios oficiales de las entradas para el duelo de Miami son prohibitivos (400 dólares las más baratas), qué decir de las reventas oficiales (y las no oficiales).

Será un partido histórico no tanto por la capacidad de juego (es previsible que los equipos no alineen a sus estrellas, obviamente), sino por el precedente que puede fijarse para promocionar la ‘Marca España’.

Hace algunos años se especulaba que la Federación Española de Fútbol quería llevarse la Supercopa de España, el título que mide a los campeones de Liga y Copa del Rey, a China. Esta práctica no es nueva: las ligas italiana y francesa ya disputan este título en otras latitudes. Pero el rechazo de Madrid y Barça, campeones habituales, hizo que el acuerdo nunca fructificase.

No será la Supercopa, cierto, pero este amistoso puede trazar el camino hacia algo grande para España y su fútbol. Si el experimento sale bien (y seguro que sale bien), no sería nada descartable repetirlo durante varios veranos y, por qué no, dotar el encuentro de un carácter más oficial y probar en otros rumbos de América y Asia.

Ni Barcelona ni Madrid, ni Messi ni Cristiano, necesitan desplegar un operativo publicitario para que la máquina de generar billetes siga funcionando. De no aprovechar esa capacidad para ser el foco de atención mediático y deportivo, perderíamos la oportunidad de meter un ‘gol’ importantísimo para la ‘Marca España’.

Carlos Pérez
Ministro de Educación, Cultura y Deporte

Deja un comentario