Maldita ortografía

HAY QUE PRIORIZAR MÁS EL ESTUDIO DE LA ORTOGRAFÍA Y LA GRAMÁTICA EN LAS ESCUELAS ESPAÑOLAS

Tildes, uves, bes… Tenga cuidado. La ortografía se ha cobrado miles de víctimas desde que el ser humano aprendió a escribir. No conocer la diferencia entre una ge y una jota puede ser peligroso. Recuerde no manipular una hache en casa, en la escuela, o sin la supervisión de un adulto: podría terminar en el hospital. Pero quédese tranquilo. La Policía Nacional ya ha tomado cartas en el asunto.

Se ha decidido que la prueba de ortografía en las oposiciones a este cuerpo no se evalúe. ¿Por qué? Por difícil. Y según parece, este examen ya no aparecerá en el futuro, en vista de la polémica y las quejas. No es para menos, oiga. El examen constaba de 100 palabras, y el aspirante tenía que decidir si estaban bien o mal escritas. Admito que me parece una salvajada, porque servidor considera el contexto un aspecto fundamental en cualquier ámbito de la vida, y una prueba de ortografía con palabras como “Colera” o “Revolver”, es ir con mala uva. La tilde diacrítica, esa asesina de masas.

No lo justifico, ojo.

Otro ejemplo. El 60% de los aspirantes a bombero en Burgos suspendió la prueba de ortografía. Y aquí sí había contexto: un dictado cuya temática se relaciona con la temática en cuestión. Nivel ESO, exigen. Y cayeron 38 de 62.

¿Y ahora qué? ¿Hacemos la vista gorda, o no?

Con el WhatsApp, sí. De momento. Pero hasta ahí. Porque estos ojos han visto estudiantes de Periodismo quejarse de pruebas de ortografía. Hay profesores que dan un examen por suspenso con tan solo un fallo ortográfico. ¿Exagerado?

Para mí, no. Yo veo lógico que te exijan dominio de las letras en una profesión en la que te vas a hartar del verbo haber. Pero digo más: en el resto de carreras y profesiones deberían existir las mismas exigencias.

El Ministerio de Educación de AOM se posiciona del lado de la ortografía, porque entiende que esta situación es culpa de España, como país. Que un español no escriba bien su propio idioma es intolerable. Hay que priorizar más el estudio de la ortografía y la gramática en las escuelas españolas. Fomentar la lectura. Porque no solo es una cuestión particular de un puesto de trabajo: es una parte integral de nuestra cultura, es algo que nos define como españoles. El castellano está en nuestro ADN, y debemos cuidarlo.

Carlos Pérez
Ministro de Educación, Cultura y Deporte

Deja un comentario