Medidas puntuales vs Medidas eficientes

CON UNA URBE NO PREPARADA PARA ACOGER A TANTAS PERSONAS EN TRANSPORTE PÚBLICO NI CON LOS APARCAMIENTOS NECESARIOS, DECISIONES TOMADAS HORAS ANTES DE LA APLICACIÓN DE LA NORMA NO RESULTAN SOLUCIONES CONVINCENTES
Hace unas semanas disfruté de un maravilloso viaje a la capital húngara, Budapest. Mi estancia allí, a unos ocho grados bajo cero, me permitió empezar un debate de los que tanto nos gustan en El Ala Oeste de La Moncloa: ¿para qué sirve el plan anticontaminación del Ayuntamiento de Madrid?
 
No me gusta centrar un debate desde el punto de vista del Ministerio en una sola ciudad, ya que se deberá tratar desde su propio ayuntamiento y Comunidad. Sin embargo, aprovecharé este ejemplo ya que, al tratarse de una ciudad principal en nuestro país, sus proyectos pueden ser posteriormente exportados a otras ciudades más pequeñas, igual de importantes.
Somos conscientes de la necesidad de un plan de actuación frente a la contaminación (todavía más después de la exposición de Leopoldo, mi homólogo de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), una lucha contra el aumento de los niveles de CO2, CO y NO2entre otros contaminantes nocivos. Resulta imprescindible que los responsables políticos tomen las medidas adecuadasy desarrollen protocolos y planes de actuación. Llegados a este punto nos encontramos con el conocido plan anticontaminación del Ayuntamiento de Madrid, del cual no valoraré puntos fuertes o débiles, simplemente porque me parece una medida tan puntual como ineficiente.
 
No podemos combatir la contaminación de una gran ciudad limitando el tráfico en días puntuales, esto solamente conseguirá posponer durante poco tiempo el día en el que se alcancen límites sin retorno. En cierta medida, y salvando las distancias, me recuerda al Plan 2000E, creado para tapar los números durante unos meses, contentar a algunos lobbies y quedar en el olvido por su efervescencia. El corte de arterias principales tampoco parece una medida que pueda combatir el problema de la contaminación sin la elaboración de un plan adecuado, hoy por hoy supone simplemente el traslado de esos coches a otros puntos de la ciudad.

Si las autoridades se pusieran de acuerdo en un punto tan importante como empírico se podrían ejecutar planes a medio y largo plazo como la
construcción de aparcamientos en las afueras de la ciudad y una infraestructura de ferrocarril adecuada para evitar que los ciudadanos requieran el coche en la ciudad. Con una urbe no preparada para acoger a tantas personas en transporte público ni con los aparcamientos necesarios en las afueras para poder recoger a las personas que viven en el extrarradio, decisiones tomadas horas antes de la aplicación de la norma no resultan soluciones convincentes.
 
Para cerrar con el tema de los automóviles, si la medida más adecuada fuera limitar el tráfico a la mitad de coches, quizás sería más útil limitar la circulación según el número de DNI y no de matrícula para no favorecer a aquellos que cuentan con acceso a mayor flota. Y entrando en un punto un poco más demagógico, gestionar los finales de mes en día 31 para no perjudicar consecutivamente a los ciudadanos que, como en mi caso, somos “pares”.
 
Por otro lado, aunque la Unión Europea exigiera la implantación de contadores individuales de calefacción en los edificios para el 1 de enero de 2017, el Ministerio de Industria eludió esta imposición y en muchas viviendas seguimos con calefacción centralizada de pago comunitario. Este hecho supone un aumento en el consumo ya que “por qué voy a dejar de calentar yo mi casa y pagar la del vecino”. Con el contador individual el usuario podrá decidir las horas en las que tiene encendida la calefacción, así como las estancias de la casa que quiere calentar. Esto deriva en un uso más eficiente y por tanto una reducción de la contaminación. Además, otras ideas para conseguir menores emisiones en un futuro pueden ser la subvención de nuevas calderas con combustibles más eficientes, mejoras en el aislamiento térmico de las viviendas, ayudas para el mantenimiento de instalaciones, implantaciones de placas solares, etc.
 

Como siempre se dice, otros países están más preparados…porque no queremos.


Juan Abascal

Deja un comentario