Ministerio de Fomento “Exterior”

HAY QUE DEJAR DE MIRAR PARA OTRO LADO Y AFRONTAR LOS PROBLEMAS MIGRATORIOS DESDE UN PUNTO DE VISTA FAVORABLE PARA AMBAS PARTES, AUNQUE SUPONGA UN ESFUERZO INICIAL QUE POCOS PAÍSES PARECEN DISPUESTOS ENFRENTAR.

Vaya por delante que no quiero meterme mucho en un área que nadie mejor conoce que Luis Miguel, ministro homólogo de exteriores, para comentar estos temas de actualidad. Tampoco en el campo de la cartera de Empleo y Seguridad Social, liderada por Sol Sepúlveda, de donde depende la Secretaría General de Inmigración y Emigración. Conste también que la idea que voy a comentar a continuación está desarrollada y mejor explicada por el periodista y analista Roy Beck.

Todos conocemos el controvertido plan del muro entre EEUU y México propuesto por el presidente Donald Trump. También hemos vivido durante 20 años las vallas existentes entre España y Marruecos. Salvando las distancias, si las hubiera, ambos proyectos tratan de evitar la inmigración ilegal y la mercancía de contrabando. Muchas personas serán partidarias de abrir las fronteras y permitir esos movimientos naturales con la intención de reducir las desigualdades entre el país de inmigración y el de emigración.

Tal y como se expresa en el vídeo, estoy absolutamente de acuerdo con que la forma de mejorar la vida en ciertas áreas subdesarrolladas no pasa por acoger a todas esas personas y ofrecerles asilo y mejores oportunidades en países desarrollados. Encuentro a favor dos motivos principales: los países de inmigración no tienen la capacidad necesaria para poder acoger a todos los desfavorecidos (por muchos que acojamos, año tras año aumenta el número de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza); y que, teóricamente, las personas que emigran suelen ser más ambiciosas e intrépidas, reduciendo por tanto las capacidades humanas del país de emigración.

La propuesta, tan disruptiva como compleja, exige la solidaridad de los países desarrollados, creando “Ministerios de Fomento Exterior” en una estrategia win-win: reduciendo la inmigración ilegal y mejorando las condiciones de vida de los países no desarrollados. Creo que la complejidad radica en cómo establecer la colaboración sin que derive en una invasión cultural y un aprovechamiento por parte de los agentes implicados. Si se consiguiera el objetivo, en el medio-largo plazo se podrán cerrar acuerdos favorables para ambas partes tal y como existen actualmente entre países desarrollados.

Quería exponer esta idea para cerrar un ciclo de artículos con una exhortación a la solidaridad entre países tal y como defiendo la solidaridad entre comunidades dentro de nuestras fronteras. En un mundo tan globalizado y desarrollado para unos, me parece imprescindible que los siguientes pasos traten de incluir a aquellas personas que no han disfrutado de las mismas oportunidades que muchos de nosotros. Desde mi punto de vista, en contra de otras opiniones respecto a este tema, la justicia no implica igualdad en los resultados si no equidad en las oportunidades.

Juan Abascal
Ministro de Fomento de AOM

Deja un comentario