Pagando independentismos

Debemos tener cuidado a la hora de valorar ciertas estrategias políticas, especialmente si implican la separación de nuestro país. El Gobierno Central debe estudiar las causas por las que una parte considerable de la población desea la independencia, pero no puede plegarse ante exigencias infundadas.

Los proyectos de creación de las centrales nucleares en el País Vasco se apoyaban en la necesidad de combatir crisis energéticas como la del petróleo y la dependencia energética española, especialmente acentuada en esta comunidad debido a su alto porcentaje de industrialización y su baja generación a través de otras fuentes.

En un principio, la izquierda nacionalista pensó que podría suponer la independencia energética de la región (suministraba hasta un 70% de los requerimientos energéticos del País Vasco), sin embargo la presión popular y los movimientos ecologistas impulsaron el cierre de otros proyectos en la zona vasco-navarra (Ea en Guipúzcoa y Tudela en Navarra)

ETA, como siempre a través de la sangre, pretendió hacer suya la reivindicación popular, sin embargo, tal y como sucediera después con el asesinato del concejal Miguel Ángel Blanco, la población se manifestó en contra de los brutales asesinatos llevados a cabo para presionar la demolición de la central nuclear (José María Ryan, Ángel Pascual Múgica, Andrés Guerra, Alberto Negro y Ángel Baños). En total se registraron 246 ataques procedentes de la organización terrorista contra Lemóniz y otras instalaciones de Iberduero.

Representativo fue el momento en el cual, tras un ataque de un comando etarra al puesto de la Guardia Civil que vigilaba las obras, uno de los terroristas murió durante el tiroteo y la izquierda abertzale lo apodó “el primer mártir de Lemóniz”. No sé si el proyecto tenía o no que salir adelante, en cualquier caso, los mártires fueron otros.

Es cierto que se consiguió la paralización del proyecto (hay quien dice que por los asesinatos de ETA y otros por la movilización popular y la ecologista), sin embargo, en mi opinión se trató de otro movimiento equivocado por parte de la banda terrorista.

Si tu objetivo último es la independencia del País Vasco, deja que, lo que tú consideras España, te construya las infraestructuras necesarias para poder subsistir sin depender energéticamente de ellos (nosotros). Del mismo modo, si quieres anexionar Navarra a tu nuevo país, no me opondría a la construcción de la autovía Leizarán (entre Pamplona y San Sebastián) o a las vías ferroviarias de alta velocidad también pagadas con el dinero de España (para nosotros “el resto de España”).

Salvando las distancias con el independentismo promulgado por ETA, el movimiento nacionalista catalán se apoya en algunos argumentos. No quiero rebatir todos ellos porque no estoy preparado al no conocer el tema en profundidad, sin embargo, la publicidad “España nos roba” me parece engañosa.

Con las infraestructuras que ofrecen comunidades como Madrid o Cataluña es normal que concentren mayor número de habitantes y de empresas. Sin embargo, los servicios contratados en Cuenca en una compañía telefónica que genera puestos de trabajo en Madrid, por supuesto crearán mayor riqueza en la comunidad madrileña, pero no hay que olvidar que el dinero procede de un conquense. Lo que también  hacemos, de nuevo el resto de España, es pagar el rescate financiero de Cataluña a través del Tesoro Español, pagar embajadas catalanas, pagar la asamblea parlamentaria más cara del país, etc.

Estoy absolutamente a favor de que el Gobierno central se siente con todas las comunidades autónomas para comprobar en qué se puede mejorar, buscando un reparto más justo y equilibrado. Estoy completamente en contra de que, sus respetables aspiraciones políticas se encuentren al margen de la ley y, al menos en parte, apoyadas en manipulaciones para engañar a la ciudadanía.

Aprendan del error de los terroristas y aprovechen mientras puedan. Si sale adelante el proceso independentista, el “chollo” terminará cuando empiece su andadura.

Juan Abascal
Ministro de Fomento de AOM

Deja un comentario