Prevención, el nuevo fármaco del siglo XXI

EL TRATAMIENTO PARA LOS RECORTES EN SANIDAD PASA POR LA PREVENCIÓN

Les propongo, a raíz de un exhaustivo informe sobre los recortes en sanidad profundizar sobre lo que en mi opinión sería una de las soluciones al creciente problema que tenemos y tendremos en la sanidad. Literalmente, el informe explica que: “El gasto sanitario se redujo en 9.600 millones de euros, que equivalen al –13,2 % nominal y, por lo tanto, al –22 % en términos reales: se han dejado de gastar más de uno de cada cuatro euros de los disponibles en 2009. Este recorte afecta sobre todo al personal sanitario porque su remuneración se reduce en 3.244 millones de euros”. Y mi pregunta a ustedes queridos lectores es: ¿Les sorprende los recortes? Desde luego, para mí es un acto lógico si valoramos las circunstancias que vivimos y peor aún, viviremos. Según el INE y cito textualmente: El porcentaje de población mayor de 65 años, que actualmente se sitúa en el 18,2% pasaría a ser el 24,9% en 2029 y del 38,7% en 2064.
Se trata de una cifra alarmante. La población envejece cada vez más (suponen la mayor partida de gastos en sanidad debido a las enfermedades crónicas) y la medicina avanza a pasos de gigantes, introduciendo casi a diario nuevas tecnologías que mejoran la calidad de vida de los pacientes, pero a su vez incrementan el gasto sanitario. Existen innumerables problemas más, pero con los aquí expuestos y sin que haga falta ser un economista profesional, nos hacemos a la idea que el gasto seguirá subiendo. Podemos seguir disminuyendo el sueldo a los profesionales sanitarios (uno de los más bajos de Europa tras de 6 años de carrera y 4 o 5 de formación), recortando en las distintas inversiones necesarias (seguirán aumentando las ya inasumibles listas de espera), podemos también reducir partidas destinada a otros menesteres, y por supuesto, la panacea para todos los problemas que muchos partidos políticos plantean: la subida de impuestos. Pero amigos, llegará un punto dónde hagamos lo que hagamos, el gasto seguirá aumentando así como la población y no habrán más recursos que destinar.
A día de hoy la mayoría de las enfermedades pueden curarse modificando nuestros hábitos
.
Y… ¿Ahora qué? Debemos estar preparados para cuando llegue. Y eso nace de la necesidad de entender que usted es responsable de su salud. ¿Sabían que existe una clara relación inversa entre actividad física y riesgo de diabetes mellitus de tipo 2, que la actividad física reduce el riesgo de depresión y deterioro cognitivo en adultos y personas mayores y que una mayor actividad física reduce en un 30% el riesgo de cáncer de colón? (si han leído bien cáncer). Sepan ustedes que tras un estudio realizado en la Universidad de Navarra llamado Predimed se observo una reducción del número de casos de cáncer de mama y menor enfermedad cardiovascular asociado a un aumento del consumo aceite de oliva y mayor adherencia al patrón de dieta mediterránea. ¿Sabía que más del 80% de los cánceres de pulmón en varones se deben al tabaco? Podríamos estar hablando sobre los beneficios que suponen los cambios en los estilos de vida durante varios volúmenes de extensos libros, pero no quiero extenderme más.

A día de hoy la mayoría de las enfermedades más prevalentes en la sociedad pueden curarse modificando nuestros hábitos, y eso querido lector, le pone a usted en el punto de mira, ya que ahora más que nunca, somos responsables de gran parte de nuestras enfermedades. Si abordamos la prevención seriamente, tanto en materia económica como en educación, conseguiremos mantener nuestro sistema sanitario sin recortes, y sin duda alguna mejoraremos más que con los fármacos la calidad de vida de la sociedad. Le animo a que comience a cuidar su salud y cambie sus hábitos, encontrara en ellos la mejor de las medicaciones.

Miguel Ángel Rojas

Deja un comentario