¿Qué les falta?

ANTE LA IMPOSIBILIDAD DE ALCANZAR UN ACUERDO, EL GOBIERNO SE HA VISTO OBLIGADO A SACAR ADELANTE AL REAL DECRETO QUE TERMINARÍA CON EL HERMÉTICO MONOPOLIO DEL SECTOR DE LA ESTIBA. EL CONGRESO ECHA ABAJO LA PROPUESTA CON 175 VOTOS EN CONTRA, 142 A FAVOR Y 33 ABSTENCIONES

Una vez más, en un acto en favor de España y en busca de la igualdad de todos los ciudadanos, PSOE y Ciudadanos se han interpuesto ante la posibilidad de acabar con el monopolio de la estiba. Recogiendo el lema de campaña de nuestro maravilloso expresidente, José Luis Rodríguez Zapatero, “Merecemos una España mejor” (y seguramente la merecíamos, aunque probablemente después de su paso, añorásemos la anterior) el PSOE nos ha vuelto a defender. También supongo que Ciudadanos estará de acuerdo en modificar las cosas antiguas, “la política heredada del franquismo”, (tiempo pasado del cual procede el monopolio de la estiba) y bajo el lema “Tiempo de Acuerdo, Tiempo de Cambio” han decidido rechazar la propuesta.

Incluso, un partido tan abierto, transparente, democrático y que no impone el voto a sus congresistas, ha reconocido un error. Iñigo Errejón, según ha confesado él mismo y la portavoz parlamentaria del partido, Irene Montero, ha abogado por la abstención cuando el partido había decidido el “No”.  Se explicaba así: “Llevamos todos los días dando la tabarra con el voto en contra e, incluso, pasando lista para que no faltara nadie que claro que me he equivocado”, tomándose con humor su error en la red social preferida del partido morado.

Le daré un voto de confianza al ex número dos de Podemos y confiaré en que él sí se ha leído la propuesta del Partido Popular, siendo su error enfrentarse a Pablo Iglesias y no el haberse decantado por la abstención. Si fuera así, Iñigo habría leído los motivos del Decreto: tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, se condena al Reino de España por el régimen legal en que se desenvuelve el servicio portuario al imponer que las empresas deban participar en el capital de una Sociedad Anónima de Gestión de Estibadores Portuarios (SAGEP) y contratar con carácter prioritario a trabajadores puestos a disposición por dicha Sociedad Anónima y a un mínimo de tales trabajadores sobre una base permanente.

Las fórmulas propuestas recogen que las propias empresas estibadoras contraten libremente a sus trabajadores (como el resto de empresas españolas) y la posibilidad de crear una reserva de trabajadores gestionada por empresas privadas que funcionen como agencias de empleo.

Además, se propone un periodo transitorio durante los próximos tres años, para que se permita un cambio ordenado, facilitando que los trabajadores de las SAGEP conserven sus derechos laborales preexistentes. Con este fin, se asegura el pleno respaldo financiero de la Administración. También, para que puedan subsistir las SAGEP, se establece la obligación de que las empresas requieran a los trabajadores de SAGEP en un porcentaje decreciente con el transcurso del tiempo, empezando en un 75%. Terminado ese período transitorio, las SAGEP podrán continuar con su actividad en el régimen de libre competencia (¡Qué injusticia, por eso respaldamos la huelga!).

Como ha señalado el propio Ministro de Fomento, si los partidos hubieran tenido propuestas claras de mejora, habrían tenido suficiente con exigir la tramitación del mismo como proyecto de ley (ya que contaban con la mayoría suficiente), introduciendo en el texto las enmiendas que hubieran considerado oportunas. Albert Rivera se ha defendido alegando que su decisión no se debe a discrepancias con el texto si no al momento escogido. No será porque en vistas de la votación del resto, ha preferido no ponerse del lado del PP. Total, da igual, la multa la pagamos todos ¿no?

¿Se habrá votado en contra del decreto o en contra del PP? ¿Quién defendía el “enchufismo”, los privilegios de unos pocos y los resquicios de la España Franquista? Le recomendaría a Rajoy que, por el bien de todos, como el Congreso vuelve a no coincidir en un punto aparentemente sencillo, el próximo 3 de mayo disuelva las Cortes y convoque elecciones, a ver si los españoles nos ponemos de acuerdo.

Juan Abascal
Ministro de Fomento de AOM

Deja un comentario