Síntomas del Sistema Nacional de Salud

CADA VEZ APARECEN MÁS COMPLICACIONES PARA OFRECER UNA SANIDAD
PÚBLICA DE CALIDAD, Y PARECE QUE ESTO ES SOLO ES EL PRINCIPIO. SI NO
ACTUAMOS RÁPIDO, PERDEREMOS PARTE DE NUESTRA ESTADO DE BIENESTAR

Hemos construido un Sistema Nacional de Salud envidiable y ejemplar durante años, pero esto ya no es así. Tenemos que ser conscientes que la sanidad de un país es un reflejo de su sociedad, su demografía, su cultura, sus hábitos, estado ambiental, economía o política. Si algo de esto falla repercute en la salud general de todos los ciudadanos, y desgraciadamente el escenario del panorama español no se presta a ser muy boyante en muchos de estos aspectos.
Existe todavía una gran tasa de paro, una economía endeble, aumento de diferencias sociales, baja tasa de natalidad, envejecimiento de la población ó escasez de entendimiento político que, dificultan y ponen en peligro hacer sostenible el sistema sanitario español. Todo ello son indicadores de la situación en la que se encuentra el estado, que pueden reflejar problemas venideros, al igual que los síntomas o signos advierten de la aparición de una enfermedad.
Según el informe Euro Health Consumer Index emitido este año, España no ocupa los primeros puestos en calidad sanitaria en Europa (ranking 19) y presenta puntos flacos como la prolongación de las listas de espera, problemas en la gestión y la politización de la sanidad. Deloitte, mediante una encuesta (El sistema sanitario en España, situación actual y perspectivas de futuro, 2016) en la que participaban profesionales de distintos sectores, entre ellos, profesionales sanitarios, se observó que un 69% de los encuestados tenían dudas sobre la sostenibilidad del sistema sanitario en su situación actual y 63% dudaban de su mejora en los próximos años. Los últimos datos del INE comparados con la OMS describen una demografía nacional alarmante, en la que se ha comenzado a invertir la demografía poblacional, que prevé que un menor número de trabajadores tendrán que sustentar las prestaciones sanitarias de un mayor número de pensionistas.
La promoción de la salud es la base para poder abordar cualquiera problema sanitario
.
¿Qué puede suponer esa falta de sostenibilidad? Incapacidad. Incapacidad de atender a todos aquellos que lo precisen en el momento que necesiten y con la calidad debida. No por incompetencia médica, sino por falta de recursos. Tanto durante las prácticas como estudiante de Medicina de la Universidad de Navarra o como residente en hospital de la Paz este es un tema que he comentado con colegas de profesión y muchos estamos de acuerdo que la calidad de nuestra sanidad pueda menguar paulatinamente si no hacemos nada al respecto.
Es primordial llevar a cabo una planificación y programación sanitaria a todos los niveles, y no permitir que la politización de nuestro sistema de salud impida llevar a cabo las medidas necesarias. Estamos en camino de estar viviendo, si no lo estamos ya, con un sistema público sanitario por encima de nuestras posibilidades. Esto no es algo nuevo, a lo largo de la historia hemos intentado vivir mejor de lo que nos podíamos permitir (la última vez no hace mucho), y lo hemos hecho hasta que se rompiera la hucha, nos diéramos de morros o nos viniesen a bajar los humos. No cometamos el mismo error.
Debemos concienciarnos de la situación. No dejemos que un sistema sanitario que ha sido ejemplo mundial se marchite lentamente por no actuar a tiempo. Por eso, el objetivo de estos párrafos es reflexionar sobre el tema planteado y dejar constancia de que la promoción de la salud (compuesta por los factores sociales, políticos, económicos, normativos y culturales) es la base para poder abordar cualquiera problema sanitario. Si uno no admite que esta enfermo, no va a el médico. Si no se es consciente de como está la salud de su comunidad, no podrá tomar las medidas adecuadas. Si no se actúa a tiempo el problema sigue su curso. De esta manera, en la medicina como todo en la vida, mejor informar, mejor prevenir que curar.

Dr. López del Pino

Deja un comentario