Sonará a cliché, pero es ‘orgullo patrio’

ESPAÑA, UNA VEZ MÁS, HA ROTO TODOS LOS RECORDS Y SIGUE CONSOLIDÁNDOSE COMO UNA REFERENCIA TURÍSTICA A NIVEL MUNDIAL

Los primeros días de septiembre siempre adquieren un color un tanto melancólico, son días en los que recordamos todas las vivencias y aventuras que nos han acompañado a lo largo del periodo estival. Parajes paradisíacos y festines gastronómicos que suponen todo un reto para la imaginación; días eternos y noches aún más largas; romances imposibles como múltiples memorias y recuerdos imborrables que este verano 2016 nos habrá dejado y que siempre guardaremos como una parte de nosotros. Y a día de hoy debemos de estar orgullosos y felicitarnos, ya que este verano todos hemos sido partícipes de conseguir que 74 millones de personas de todas las nacionalidades del planeta hayan podido disfrutar de esa misma experiencia. España, una vez más, ha roto todos los records y sigue consolidándose como una referencia turística a nivel mundial. Para un sector que el año pasado movió 50.947 millones de euros (un 11,5% de la economía española), según las previsiones para este 2016 recibiremos a 74 millones de turistas, seis más que el año pasado. Ver cómo el PIB ligado a éstas actividades aumenta un 4,7%, supondrá un hito históricos.
.
Indicador de la evolución de la actividad turística que revierte a España. Fuente: Exceltur

.
La inestabilidad actual de destinos tradicionales como Turquía, Túnez, Egipto e incluso nuestra vecina Francia ha contribuido sin duda al actual tsunami turístico que hemos experimentado. Pero no debemos olvidar ni dejar de felicitar a todos los profesionales que directa o indirectamente han puesto su granito de arena (en ocasiones auténticas montañas) a lograr un éxito de semejante magnitud, con unos estándares de profesionalidad, ética y calidad vanguardistas y pioneros. En un turismo cada vez menos estacional, con una creciente demanda en sectores como la gastronomía, la viticultura, el senderismo o incluso el de negocios (FITUR es un claro ejemplo de un gran número de ferias y congresos que tienen lugar anualmente en España), los meses de Julio y Agosto siguen siendo la joya de la corona y la gran referencia. Y una vez más lo han demostrado arrojando unas cifras alentadoras para la multitud de economías familiares de nuestro país que dependen del turismo, y en especial el veraniego.


Los primeros días de septiembre siempre adquieren un color un tanto melancólico
.
Veo que el hecho de que tal cantidad de gente escoja cargar sus pilas en nuestras populares tierras es un motivo de alegría y un claro indicativo de que nuestra manera de vivir y disfrutar la vida son un modelo y un referente a seguir en todo el planeta. La hospitalidad y cordialidad inherente a nuestra gente finalmente está dando sus frutos, construyendo un futuro estable y con un impacto positivo para el devenir económico y geopolítico de España.

Deja un comentario