La orfandad política

ESPERO EQUIVOCARME, PERDER MI APUESTA Y QUE EL PARTIDO POPULAR CUMPLA CON LA RESPONSABILIDAD DE MANTENERSE COMO NEXO ENTRE ESPAÑOLES

Si el Partido Popular cotizase en bolsa, dado que parece ser un negocio multimillonario e internacional, apostaría en corto. Apostaría en corto porque están llevando a sus votantes a la desesperación. De manzana podrida en manzana podrida, el Partido Popular tiene el riesgo de convertirse en un árbol talado o peor aún, en un árbol caído.

Puede ser que a Mariano Rajoy ya no le importe el futuro del partido, dado que tiene la jubilación a la vuelta de la esquina, y gozará de esa inmunidad no escrita de la que gozan todos los Presidentes, bien lo sabe Felipe González. Pero a muchos españoles sí nos importa, pese a que cada día guste menos el Partido Popular y cada vez cueste más ver un referente dentro de él.

El Partido Popular no es solo un partido político, es un nexo social.

Los conservadores españoles, los que queremos mantener a España unida, los que sabemos que la creación de riqueza viene de la mano de la libertad económica y de la seguridad jurídica, no de subirle los impuestos a Amancio Ortega, los españoles que sabemos que la familia es la base de la sociedad, todos nosotros hemos depositado nuestra confianza en el Partido Popular.

Hemos sido traicionados por el Partido Popular, no solo por el incumplimiento de sus promesas en la pasada legislatura, en la que gozaron de una mayoría absoluta aplastante, si no por los escándalos de corrupción constantes.

La paciencia tiene un límite, y el miedo a lo desconocido también. O reacciona rápido el Partido Popular o verá como sus votantes, antes incondicionales, van poco a poco menguando. Sirva de ejemplo de caída por mediocridad el Partido Socialista, ¿quién habría pensado hace 20 años que el PSOE sería lo que es hoy…?

No sé si la solución viene de una adecuada tala, o si llegados a este punto se necesita un árbol nuevo, pero alguna solución se tiene que aplicar. Un cambio real, visible y explicado.

Llegarán las siguientes elecciones, y como muchos de los españoles me veré en la tesitura de votar azul, votar naranja o quedarme en casa. Las tres opciones son criticables, yo mismo critico las tres. Pero a día de hoy son las tres opciones que creo tenemos los conservadores.

Ignorar la gestión mediocre, basada principalmente en cambios coyunturales y no en mejoras estructurales, y la corrupción que llena las filas del Partido Popular. Dar la oportunidad al partido bisagra. O directamente mantener una rara coherencia moral y no votar al no sentirse identificado con ninguna opción, y que al menos quede reflejado un hueco político a cubrir.

Espero equivocarme, perder mi apuesta y que el Partido Popular cumpla con la responsabilidad de mantenerse como nexo entre españoles, de no permitir que la desesperación y el desamparo de los que han sido sus votantes tengan como consecuencia la división del voto conservador, división tan penalizada debido al sistema d’Hont.

Pero cabe imaginarse que con el galleguismo característico actual, el Partido Popular no hará nada… Y desgraciadamente nos veremos en otra situación de ingobernabilidad en un marco internacional cada vez menos atractivo.

Jorge Gancedo
Ministro del Interior de AOM