Welcome tourists

EL RETO PARA ESPAÑA NO ES FRENAR EL TURISMO MASIVO; ES SER CAPAZ DE ADECUARLO A LA SITUACIÓN DEL PAÍS PARA SACAR EL MÁXIMO PROVECHO DE ELLO, SOBRE TODO EN EL EMPLEO

Mi compañero del Ministerio de Turismo habló hace ya unos meses acerca del problema del sistema turístico en nuestro país. Ahora, en pleno período estival, vuelvo a retomar la cuestión como consecuencia del fenómeno de la ‘turismofobia’ del que hemos estado oyendo hablar últimamente.

En primer lugar, creo que antes de quejarnos y poner pegas a la actual situación deberíamos valorar el significado y repercusión del crecimiento del turismo en España. La aportación que hace este sector y los vinculados con éste al PIB de nuestro país supera ya el 15%. Igualmente, el 16% del empleo en España se debe al mismo. No son cifras absurdas o insignificantes. El número de desempleados en el segundo trimestre de este año se redujo en 340.700 personas debido a la Semana Santa y a los contratos preveraniegos. Y cada verano comprobamos cómo el paro se reduce notablemente gracias, entre otras cosas, a la expansión del sector turístico. ¿Quizás no es el tipo de contrato idóneo? Puede ser pero, al fin y al cabo, es empleo.

Me llama la atención cómo determinados sectores (por cierto, los más violentos, vandálicos y, por ende, antidemocráticos) se empeñan en atacar este bien tan preciado para la economía española y el conjunto de la sociedad y a la vez se dedican a criticar las enormes cifras de paro en nuestro país. ¿Cómo es posible, en estas circunstancias, un ataque tan encarnecido hacia algo que genera casi el 20% de los empleos en España? Con un poco de sentido común veríamos que el paro no va a desaparecer sólo con el turismo pero, sin duda, este problema empeorará si frenamos o atacamos al turista.

Por supuesto, no pueden ser obviadas algunas de las desventajas y fallos del sector turístico. Es cierto que el empleo que se genera es, en muchas ocasiones, estacional e inestable. Es cierto que el turismo masificado unido a una falta de infraestructuras puede producir estragos. Y también es cierto que la economía y su posibilidad de generar puestos de trabajo no pueden sustentarse únicamente en un sector marcado por la estacionalidad. Sin embargo, España es un país de posibilidades, de muchas posibilidades; con una riqueza y variedad incalculables. Es un país capaz de desarrollar la infraestructura adecuada para acoger al creciente número de turistas (que, por cierto, no son sólo extranjeros sino que ha crecido enormemente el turismo interno, lo cual es un gran dato). Es un país capaz de fomentar un turismo de calidad y de desarrollar formas diferentes del mismo, no sólo de playa y de verano.

Optemos por establecer un turismo marcado por la calidad y la diversificación, en lugar de poner límites y trabas al turista. Beneficiémonos del envejecimiento activo a través de los viajes para mayores, que permiten que las infraestructuras hoteleras y balnearios puedan mantener sus puertas abiertas durante todo el año y no sólo en la época vacacional, con el consiguiente sostenimiento del empleo; saquemos provecho del excelente sistema sanitario español a través del turismo de salud, que permitirá que los pacientes extranjeros puedan llevar a cabo su recuperación disfrutando de nuestra oferta cultural, gastronómica, artística… Aprovechemos el suave clima de nuestras costas a lo largo de todo el año así como los parajes de montaña, el patrimonio histórico-artístico y la oferta gastronómica de nuestras ciudades y pueblos.

A veces no es necesario crear algo nuevo sino mejorar lo existente. El turismo es un gran bien para España y para su empleo y economía. Mejorémoslo y estos mejorarán con ello.

Sol Sepúlveda
Ministra de Empleo y Seguridad Social de AOM

1 opinión en “Welcome tourists”

Deja un comentario